Ecologistas en Acción ha celebrado este sábado la primera marcha de la Senda Real del Sur para solicitar a la Administración que quede libre de paso este tramo del sendero de Gran Recorrido GR-124, de más de 60 kilómetros, entre Madrid y Aranjuez.

Caminar desde Manzanares el Real hasta Aranjuez por caminos tradicionales o vías pecuarias. Descubrir casi toda la geografía madrileña, desde el paisaje serrano hasta las huertas ribereñas del Tajo. La Senda Real, un camino de casi cien kilómetros trazado por Ecologistas en Acción, ya puede recorrerse en su tramo sur.

La Senda Real fue concebida como una muestra de que es posible otro modelo de ciudad, que tenga en cuenta a los peatones, que no consuma el espacio público para consagrarlo a los vehículos privados y que no sacrifique las zonas verdes y el arbolado urbano en aras de nuevas carreteras.

La historia del camino comenzó en 1999, cuando se comenzó a buscar el camino para unir la Dehesa de la Villa con el Monte de El Pardo y desde allí llegar a la Sierra. Durante los primeros trabajos se vio que era posible recuperar, con muchas dificultades, el camino histórico al completo, desde las proximidades del Palacio Real, y diseñar variantes que uniesen los dos grandes espacios verdes de la ciudad de Madrid, la Dehesa de la Villa y la Casa de Campo, con dicho camino. En los meses siguientes el camino se hizo realidad y se inauguró extraoficialmente el sendero de Gran Recorrido GR-124, llamado la Senda Real. Hicieron falta años para lograr el apoyo de las administraciones públicas y muchos esfuerzos para superar las trabas que obstaculizaban el camino.

En 2010, cuando ese trayecto noroeste ya estaba consolidado, Ecologistas en Acción apostó por llevar la Senda Real hacia el sur de la Comunidad de Madrid, en concreto hasta Aranjuez. Se daba así continuidad a la idea de enlazar por medio de rutas aptas para caminantes, la gran urbe con los Sitios Reales.

La ruta hacia el sur quedó trazada en el mapa en 2011 y, desde entonces, los esfuerzos se han concentrado en despejar los obstáculos sobre el terreno. El mayor de ellos en la actualidad es el del corte del Cordel de los Manchegos en el término municipal de Ciempozuelos. Una gravera instalada junto al río Jarama, en terrenos del Parque Regional del Sureste, impide desde hace años el uso público del Cordel, incumpliendo gravemente la Ley 3/1995, de 23 de marzo, de Vías Pecuarias. (artículo 21.2 c).

Después de años de gestiones, denuncias y reclamaciones ante la Dirección General de Medio Ambiente, el uso público del tramo invadido por la gravera no está garantizado. La Subdirección General de Recursos Agrarios ha comunicado esta misma semana a Ecologistas en Acción que están trabajando en habilitar un recorrido alternativo para garantizar el uso público que prescribe la Ley.

Con la marcha celebrada hoy, Ecologistas en Acción ha estrenado de manera oficia el tramo diseñado. También ha mostrado el estado de las vías pecuarias del sur de la región y el estado de práctico abandono en que encuentran muchas de ellas en el interior del Parque Regional.