Els Muntanyans (Tarragona).

Elisenda Forés, Ecologistes en Acció de Tarragona i l'Ebre. Revista El Ecologista nº 76.

En Torredembarra se encuentra un espacio de interés natural, Els Muntanyans, incluido en el Plan de Espacios de Interés Natural de la Generalitat de Catalunya (PEIN) desde el año 1992. Esta zona húmeda dispone, a diferencia de otros espacios protegidos en Catalunya, de un plan de protección del medio natural y del paisaje, aprobado en1997, que define los usos y actividades permitidos en esta zona. La totalidad del espacio incluye parte del término municipal de Creixell, aunque en este municipio existen importantes problemas administrativos por no haber declarado el terreno como no urbanizable, requisito imprescindible para formar parte del PEIN. El área protegida en Torredembarra es de 35 hectáreas, con 2,2 km de longitud. También forma parte de la propuesta litoral de la Red Natura 2000.

Se trata una zona húmeda, con las características playa, dunas y zona húmeda inundable e inundada tras las dunas, que conserva muchas especies propias de este tipo de hábitats, tanto animales como vegetales.

Diversidad biológica

Entre las principales especies animales destacan aves como la garceta común (Egretta garzetta), focha común (Fulica atra), ánade real (Anas platyrhincos), zampullín chico (Tachybaptus ruficollis), cigüeñuela común (Himantopus himantopus) o el chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus). Entre los insectos, señalar la hormiga león (Myrmeleon formicarius). Y desde luego, destaca el pez endémico conocido localmente como fartet (Lebias ibera).

Como especies vegetales en la zona de dunas podemos encontrar las típicas de espacios con mezcla de aguas dulces que provienen del subsuelo y agua salada que aportan los temporales de levante que llegan todos los años. Estos temporales en algunas ocasiones han llegado a unir el mar con las lagunas.

Señalar plantas como el barrón o carrizo (Ammophila arenaria), lirio de mar (Pancratium maritimum), Plantago sp., hinojo marino (Crithmum maritimum), taray (Tamarix gallica), espadaña (Typha latifolia) y diferentes especies de juncos y cañizos.

Este tipo de ecosistemas eran típicos de la costa mediterránea antes del boom urbanístico de la década de los 60 y posteriores. La construcción en primera línea de costa, así como también los tramos de carretera, autopista y vías de tren que se han ido abriendo desde entonces, han destruido muchos barrancos que facilitaban la formación de estos ecosistemas, donde la principal característica es la mezcla de agua dulce de escorrentía y agua marina.

Todo ello ha repercutido en la calidad de las aguas de las lagunas costeras que, como en el caso de Muntanyans y en otros como en L'Ametlla de Mar –también en zona (PEIN) con el mismo tipo de ecosistema (lagunas costeras del Torrent del Pi o Santes Creus)– han visto disminuir su salinidad y, por tanto, las condiciones óptimas que tenían para la reproducción de algunas especies exclusivas de estos medios.

La consecuencia de todo ello es que algunas especies como el fartet o el chorlitejo patinegro están, en estos momentos, en serio peligro de desaparición.

El fartet

Sin ser demasiado conocido por la población en general, pero muy importante como representante de la fauna de lagunas costeras mayormente salobres, el fartet es una especie endémica de pez, que sobrevive en las escasas zonas húmedas todavía presentes en el litoral mediterráneo. Según la Lista Roja de especies amenazadas de la UICN, este pequeño pez se encuentra catalogado como EN A2ce (especie con alto riesgo de extinción en estado silvestre).

El fartet soporta una amplia variación de temperaturas y de oxígeno disuelto en agua. Estas características son las que le permiten vivir en espacios de características fluctuantes y diversas. Los valores óptimos donde el fartet sobrevive con mayor éxito son, según los datos cedidos por especialistas del Centre Ictiològic del Delta de l'Ebre el año 2008, los siguientes: O2: 70-80% saturación/ 4-6 mg/l; pH: depende de la salinidad, prefiere un pH más básico (8-8,5) al agua dulce y sobre un pH 7 al agua salada; NH4+: 0; NO3 < 0,02; Temperatura por debajo de los 26 ºC; conductividad entre 10 y 15 mS/cm.

Uno de los pocos espacios donde podemos encontrar esta especie en Cataluña es en Els Muntanyans y en concreto en la zona conocida como Estany del Saler o en el Gorg de Creixell.

Los últimos estudios realizados sobre la población de fartet del Saler indican una disminución de la población frente a la gambusia (Gambusia holbrookii) otro pez de pequeñas dimensiones que pertenece a una especie invasora y que por competencia acaba desplazando el fartet, razón por la cual este solo se encuentra en zonas hipersalinas donde la gambusia no puede sobrevivir.

La Generalitat de Catalunya, gestora del espacio natural, dice no tener dinero para emprender acciones de preservación para esta especie. Desde Ecologistes en Acció de Tarragona i l'Ebre hemos preparado una propuesta de acción que consiste básicamente en eliminar las cañas y resto de vegetación que impiden la entrada de agua de mar por los canales interdunares durante los temporales de mar. Con ello, se pretende que las lagunas recuperen los índices de salinidad que puedan reforzar la posición del fartet con respecto a la gambusia. A principios del próximo verano se pretende impulsar esta acción con voluntariado.

Otra de las especies de fauna emblemáticas de este espacio natural es el chorlitejo patinegro. Durante los últimos años se han detectado los principales problemas que impiden que progresen las puestas de esta especie. Se ha podido comprobar que la principal amenaza para las crías es la colonización en los espacios libres de una especie de planta invasora, Paspalum vaginatum, que les impide protegerse eficazmente frente a las agresiones o peligros. En estos momentos y desde el voluntarismo de una estudiante, se está arrancando esta planta con toda su raíz para impedir su proliferación en los espacios donde anida el chorlitejo. Pero el problema principal de esta especie es que la zona de dunas de Els Muntanyans no es precisamente el hábitat más propicio donde anidar el chorlitejo, por lo que se supone que no acaba de sentirse cómodo.

Els Muntanyans es, en definitiva, uno de estos pocos espacios que han escapado de la destrucción litoral que hemos provocado durante las últimas décadas. Aunque ahora esté resguardado por la crisis económica que impide que de momento se construya en su entorno, hay que estar alerta en el futuro para que continúe su preservación.