Ecologistas en Acción denuncia que entidades que exhiben un proyecto ambiental en sus contenedores de recogida y con imagen de ONG, encubren negocios particulares. El 8 de mayo en Valencia se retiraron 500 contenedores de recogida de ropa porque las entidades que los habían colocado no tenían un fin social y ambiental.

Ecologistas en Acción quiere poner en evidencia el inconfeso afán de lucro que ciertas entidades, disfrazadas de sociales, persiguen con la ropa. En concreto, las entidades “Humana Fundación Pueblo para el Pueblo”, “Jóvenes Unidos por el Reciclaje”… buscan el lucro y no la mejora ambiental y social.

RedUNE, Asociación para la prevención de la manipulación sectaria, incluye a Humana en el listado de sectas que desenmascara. Dentro de los grupos sectarios que operan en España, aparece Tvind-Humana (Human People to People). Su fundador, Amdi Petersen, lleva varios años desaparecido, de hecho, fue detenido por la Interpol hace un tiempo. Nadie puede demostrar que lo ganado con la venta de la ropa se reinvierta en proyectos de ayuda al desarrollo. Los principales líderes de 'Tvind internacional” han sido juzgados -y algunos condenados- por evasión de impuestos, fraude y enriquecimiento ilícito.

El Reino Unido retiró a Humana el sello de organización sin ánimo de lucro. Y muchos ayuntamientos (Valencia, León, Alcalá de Henares…) están anulado sus convenios de contenedores con Humana. Esta entidad no pertenece a la Coordinadora de ONG para el Desarrollo de España, ni tampoco a Aeress (Asociación Estatal de Recuperadores de Economía Social y Solidaria).

La táctica de Humana para protegerse es construir un escudo borroso a base de contratos y acuerdos con las administraciones públicas o concejalías de Medio Ambiente. Esto es, buscando apoyos a una idea que refuerza su credibilidad e imagen de cooperación y labor social. ¿Quién va a dudar de un negocio basado en la cooperación y patrocinado desde ayuntamientos o administraciones públicas?

Así que, desafortunadamente a fecha de hoy, Humana sigue actuando con impunidad. Todas sus tiendas siguen operativas y sigue captando la ropa de diferentes maneras.

Ecologistas en Acción apela a una conducta responsable cuando se quiera donar ropa usada. Así debemos cerciorarnos de que en el contenedor de recogida aparezca el logo de Caritas ó el de Aeress, ya que habrá detrás una entidad dedicada a la integración social y a la mejora ambiental. Si no aparece alguno de estos logos, los contenedores no son sociales. No dejes allí tu ropa.

Entregando la ropa a Humana ó a Jóvenes Unidos estamos poniendo en peligro las más de 10.000 atenciones realizadas en 2012 a personas necesitadas por las entidades de Aeress y los 863 empleos creados para personas vulnerables por estas entidades.