Ecologistas en Acción critica esta nueva ocurrencia que reproduce el error más común del Gobierno Regional: imponer un proyecto que afecta a espacios protegidos antes de realizar la más mínima consulta sobre su compatibilidad y/o legalidad.

Ecologistas en Acción no se sorprende de la forma en que se está planteando y promocionando el proyecto de pasarela peatonal de acceso Norte a La Manga, ya que es la manera habitual con la que actúa el gobierno de Valcárcel: Imponer ocurrencias antes de estudiar si son viables ambiental, social y económicamente.

Para la asociación, lo sorprendente es que esta vez lo han hecho en una zona que posee cinco figuras de protección y es considerada la joya de la corona del turismo regional.

Los ecologistas recuerdan que no es la primera vez que “proyectos estrella” acaban estrellados, por hacer las cosas muy mal y empezar la casa por el tejado. Esta forma irresponsable de gobernar a base de titulares y populismos, en vez de trabajar con diligencia y de manera planificada, ha supuesto que en más de una ocasión se haya forzado la aprobación de proyectos que luego han resultado incompatibles con la legalidad, como Marina de Cope, e incluso han generado procesos judiciales por presunta corrupción, como el caso de La Cerrichera. En ambos ejemplos, se empezó publicitando y dando por sentado que el proyecto saldría adelante por el simple hecho de que lo avalaba el Gobierno Regional, pero sin esperar a concluir la tramitación, igual que en este caso.

Sospechosa oportunidad

El hecho de que se le esté dando tanta publicidad a una ocurrencia tan mal tramitada, y la experiencia previa con otras ocurrencias muy comentadas en el pasado (puente, túnel, etc), hace sospechar a los ecologistas de que este anuncio es más una cortina de humo que una apuesta real.

De hecho es curioso que se apruebe en la asamblea el proyecto el mismo día que el Gobierno Regional mantiene una tensa reunión con grupos de presión que pretenden frenar o minimizar el Plan de Gestión del Noroeste.
Y es que la aprobación de los Planes de gestión de los espacios de la Red Natura 2000 le está dando muchos quebraderos de cabeza al Gobierno de Valcárcel, ya que Europa nos impone sanciones económicas por retrasarnos en el plazo de aprobación de los mismos (que hemos rebasado con creces), y su tramitación está provocando el enfrentamiento con sectores económicos acostumbrados a la falta de planificación y gestión que ha reinado durante más de tres lustros en esta región.

Por ello, Ecologistas en Acción advierte al Gobierno Regional que de seguir adelante con este proyecto, la asociación velará por el cumplimiento de la legislación ambiental, para evitar que se repitan situaciones del pasado.