La asociación Arreburro y Al-gabab Ecologistas en Acción de La Algaba realizaron un acto de homenaje en reconocimiento a los siglos de trabajo realizado por este magnífico animal, el Burro Andaluz, que ha consistido en la elevación de un monolito sobre el que se sitúa una escultura de un ejemplar de burro.

El monumento llevó un año de trabajo y por fin después de muchas demoras por parte del Ayuntamiento de La Algaba se pudo poner e inaugurar entre representantes de las asociaciones, vecinos/as, curiosos/as y caminantes en lo que hoy es la Avenida de la Quinta, parte de la vía pecuaria Colada de la Dehesa.

Se habló de la raza autóctona cordobés andaluz. Su temperamento tranquilo, de gran energía y resistencia, además de su aclimatación al calor y a la escasez de agua hizo que fuera el mejor compañero para las duras faenas de las explotaciones cerealistas y olivareras. Procedente del Equus asinus somalensis originario de Egipto, se introdujo en la Península desde el Norte de África.

En el acto se agradeció la colaboración del Taller de Granito de Hermanos Hidalgo de la Quintana de la Serena (Badajoz) de donde proviene el granito del monolito de dimensiones 90x90x3,47 de alto y totalmente macizo.

También se agradeció la colaboración en el diseño gráfico de Antonio Ruiz, a la empresa de transportes, camión pluma por parte de Diego (el paisa y el Dani), Pedro con mármoles (Robles), taller de fibra de poliéster (El Jardín) y a Miguel Mora que pintó el burro y coordinó el proyecto.

La asociación Arreburro para la defensa y protección del Burro, en colaboración con Ecologistas en Acción de La Algaba, organizan paseos en burro en las fiestas populares en los pueblos cercanos a lomo de burro a la antigua usanza, se arreglan caminos y vías pecuarias para que estén libres para el tránsito de ganados y transeúntes y se realizan actividades de educación ambiental para dar a conocer el mundo del burro a los más pequeños. Entre los últimos actos realizados se encuentra su participación en la defensa de los caminos metropolitanos participando en la Plataforma por los Carriles Bicis y la Movilidad Sostenible en lo que se ha llamado la Fiesta de la Bici en el Parque del Alamillo de Sevilla.

En definitiva, una labor encaminada a que animales como el burro, que tanta ayuda nos han aportado en multitud de labores y que se encuentra en peligro de extinción ya que no se adapta a este mundo de prisas y estres, salga de esta situación en la que peligra su existencia como raza autóctona, dando a conocer su problemática y llamando la atención sobre la responsabilidad que tenemos de conservar esta biodiversidad ganadera que nos será muy necesaria cuando no podamos disponer de petróleo barato como hasta ahora.