La Comunidad Valenciana no solo no aprueba en ninguno de los ocho criterios evaluados, sino que además es la comunidad autonómica que obtiene la nota más baja en el total. Es un claro ejemplo de cómo se ignora y se mira para otro lado ante un problema y una ilegalidad que es práctica habitual en muchos cotos de caza de la región.