Miembros de ANSE y Ecologistas en Acción han procedido este sábado a la plantación de 20 ejemplares de enebro de las dunas (Juniperus macrocarpa) en el Monte Blanco de La Manga, en una parcela que está siendo restaurada con el apoyo del IMSEL del Ayuntamiento de Cartagena. Esta especie formaba según los textos históricos amplios bosques junto con la sabina de las dunas en la Manga de El Mar Menor, al menos, hasta finales del S. XVI, pero se extinguió posteriormente. El regreso de esta especie ha sido posible gracias a la colaboración de la Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y ha contado con el apoyo de los Viveros Municipales de El Saler, (servicio Devesa-Albufera del Ayuntamiento de Valencia) y personal del Servicio de Vida Silvestre/CIEF de la Generalitat Valenciana.

En la mañana de hoy, miembros de Ecologistas en Acción y de la Asociación de Naturalistas del Sureste han procedido a la plantación de 20 ejemplares de enebro de las dunas (Juniperus macrocarpa), 15 machos y 5 hembras, en la parcela de Monte Blanco (La Manga del Mar Menor).

Esta parcela pública de arenal viene siendo restaurada desde hace algo más de un año en colaboración con el IMSEL del Ayuntamiento de Cartagena, habiéndose procedido a la retirada de basuras y escombros, así como a la sustitución de las acacias australianas invasoras por flora autóctona dunar. El año pasado se introdujeron especies dunares como la sabina de las dunas (Juniperus turbinata) acompañada de arbustos (http://bit.ly/1kLBrOR).

Precisamente, el enebro de las dunas (Juniperus macrocarpa) formaba, junto con la sabina de las dunas y según diversos textos históricos, extensos bosques en La Manga hasta el S. XVI. Posteriormente, estos bosques desaparecieron probablemente como consecuencia de las talas (solicitada por el Cabildo de la ciudad de Cartagena como protección ante los piratas berberiscos en el 1582) y los aprovechamientos posteriores (ganadería, desarrollo urbanístico, etc). En fechas recientes, se había plantado algún ejemplar aislado procedente de Cádiz en Amoladeras y en San Pedro del Pinatar, pero es la primera vez que se establece una población a partir de material mediterráneo.

El enebro de las dunas (Juniperus macrocarpa) es una especie amenazada en España, y por esta razón está catalogada como “Vulnerable” según el Atlas y libro rojo de la flora vascular de España. Esté árbol presenta poblaciones dispersas por las costas del sur y este de la Península Ibérica, así como en las Islas Baleares, siendo sus poblaciones mediterráneas mucho más escasas y localizadas que las existentes en el litoral atlántico (Cádiz y Huelva) (http://bit.ly/1bQqkD9).

Tanto ANSE como Ecologistas en Acción consideran que resulta imprescindible el desarrollo urgente de acciones de conservación de la flora dunar en la Región de Murcia. En este sentido, han recordado la difícil situación en la que se encuentran especies como la zanahoria marítima (Echinophora spinosa) (http://bit.ly/1bGJRSj) y solicitan la inmediata aprobación del Plan de Recuperación de la sabina de las dunas (Juniperus turbinata) que fueron sometidos a exposición pública en febrero de 2013 (http://bit.ly/19KSGKR).

El regreso del enebro de las dunas a La Manga del Mar Menor ha sido posible gracias a la cesión del material vegetal por parte de los Viveros Municipales de El Saler (servicio Devesa-Albufera del Ayuntamiento de Valencia), así como al apoyo de biólogos del Servicio de Vida Silvestre/CIEF de la Generalitat Valenciana.

Esta iniciativa se enmarca en el proyecto “Acciones de conservación y recuperación de hábitat y especies singulares del Mar Menor y su entorno” que cuenta con la colaboración de la Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.