Apelamos a las instituciones de la Unión Europea y sus estados miembros a que detengan las negociaciones con EE UU sobre el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP en inglés), y a no ratificar el Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA en inglés) con Canadá.