Ecologistas en Acción presenta alegaciones al campo de golf “Las Lamparillas”, que trata de resucitar un proyecto urbanístico anterior y que lleva años parado, con las obras a medio. De hecho, muchos medios regionales, nacionales y extranjeros lo han utilizado como ejemplo de las consecuencias del espejismo de la burbuja inmobiliaria en el sureste español.

El campo de golf proyectado, de 50 Ha de extensión, es colindante con el Espacio Natural Protegido Ajauque Rambla Salada, que posee unos valores ambientales muy elevados merecedores de conservación y protección. Además de ser Paisaje Protegido, está declarado Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y Zona de Especial Protección para la Aves (ZEPA).

El impacto del proyecto de campo de golf Las Lamparillas se considera muy elevado, ya que se encuentra ocupando la misma cuenca de drenaje que el Humedal de Ajauque y Rambla Salada, como se recoge en el documento del PORN, y en este se define como uno de los elementos fundamentales en la estructura y formación de los ecosistemas la red de drenaje formada por la cuenca inmediata, cauces y humedales asociados.

Igualmente, el impacto sobre la fauna amenazada sería muy elevado, ya que se ha confirmado la reproducción exitosa de Aguilucho Cenizo (Circus pygargus) en el saladar de Ajauque, a corta distancia del área donde se pretende ubicar el campo de golf y además se ha constatado que el área de campeo incluye los terrenos donde se pretende construir.
El Aguilucho Cenizo , es una de las especies de aves más amenazadas de la Región de Murcia por lo que resulta evidente que la desaparición de áreas de caza y campeo por la construcción del campo de golf y de sus infraestructuras complementarias suponen la perdida de áreas vitales para la especie.

Además del Aguilucho Cenizo, otros elementos faunísticos destacables de esta zona que se verían afectados son aves esteparias como la Carraca (Coracias garrulus), el Alcaravan (Burinus oedicnemus), la Terrera marismeña (Calandrella rufescens) y rapaces rupícolas y forestales como el Búho Real (Bubo bubo) y la Culebrera Europea (Circaetus gallicus).
Cuatro de estas especies (Aguilucho cenizo, Carraca, Buho Real y Águila Culebrera) tienen la categoría de especie amenazada por la legislación regional (Ley 5/95, de la Fauna Silvestre, Caza y Pesca Fluvial).

Ecologistas en Acción de la Región Murciana ha presentado alegaciones al Proyecto de Campo de Golf Las Lamparillas, solicitando que sea desestimado por diversos motivos, de entre los que destacan los siguientes:
- Estudio de Impacto Ambiental no da información suficiente ni justifica la viabilidad del uso de las aguas residuales y su impacto en los recursos hídricos locales.
- Igualmente no se realiza una valoración de las alternativas técnicamente viables incluida la opción cero, la de no ejecutar el proyecto, es más en el EIA no se plantean alternativas, si no que se limita a justificar la decisión tomada de antemano en base a unos razonamientos que nada tienen que ver con el procedimiento de EIA, como la posesión de la propiedad, aprobación del proyecto urbanístico asociado, compatibilidad urbanística, deterioro antrópico del espacio, accesibilidad por infraestructuras de transporte y distancia de 350 m al Humedal de Ajauque, sin evaluar con rigor técnico ni una sola de estas aseveraciones.
- Por otra parte, su impacto sobre las poblaciones de fauna amenazada no han sido evaluadas adecuadamente en el EIA, como reconoce el equipo redactor, afirmando que el inventario se ha realizado a nivel de poco detalle, en una sola época del año y de manera puntual y quizás sin los medios adecuados ni la capacidad para su localización, por tanto resulta imposible una lista completa de fauna.

Desde Ecologistas en Acción de la Región Murciana recuerdan que precisamente la apuesta generalizada por este tipo de urbanizaciones, ligadas al boom expeculativo urbanizador de la primera década de este siglo, ha supuesto un gran impacto socioeconómico en nuestra región, además del ambiental, y seguir apostando por ellas supone una pérdida de oportunidad para rectificar y cambiar el modelo de desarrollo de la Región de Murcia.