Francisco Bernabé, Exalcalde de La Unión y actual Consejero de Fomento, Obras Públicas y Ordenación del Territorio, ha dejado estupefactos a vecinos de La Unión, Portmán y organizaciones sociales y ambientales al anunciar que defenderá el megalómano e innecesario proyecto de macropuerto de contenedores en El Gorguel, el mismo que criticó cuando era Alcalde de La Unión, por ser incompatible con el proyecto de regeneración de la bahía de Portmán.

Para Ecologistas en Acción de la Región Murciana, resulta insólito el cambio drástico que ha experimentado el vehemente discurso de defensa de Portmán del exalcalde Bernabé. “Sorprende el cinismo con el que ha cambiado de opinión. Hace pocos meses nos acusaba de querer dinamitar el proyecto de explotación/regeneración propuesto por Aria y de condenar a los habitantes del municipio a la miseria por supuestos intereses [1], y ahora no sólo se ha demostrado que teníamos razones más que fundadas para dudar del proyecto de Aria, sino que además Bernabé pasa a convertirse en la principal amenaza al erigirse como nuevo defensor del irracional e innecesario proyecto de macropuerto en El Gorguel, que transformaría en inútil la inversión en la regeneración de la bahía de Portmán”, reflexiona Natalia Martín, responsable de Costas de la organización en la región.

La organización recuerda que en una entrevista concedida por Bernabé en julio de 2010 para el diario regional La Verdad [2], declaraba con respecto a Portmán y el macropuerto en El Gorguel: “…seria muy dificil compatibilizar ese turismo de alta calidad con el impacto paisajístico que supondría tener el macropuerto de contendores a 500 metros.“.
También expresaba el entonces alcalde de La Unión sus dudas a la viabilidad del proyecto de macropuerto en El Gorguel: “...en uno o dos años alguien desde Bruselas dirá que no es posible…“, aludiendo incluso a las figuras de protección que protegen el entorno de El Gorguel.

Ecologistas en Acción considera que este cambio tan radical en sus posturas hacen que Francisco Bernabé pierda cualquier atisbo de credibilidad que pudiera mantener tras su nefasta gestión de la regeneración de la Bahía de Portmán, lo que sumado a su actitud prepotente y poco dada a la cortesía con la que debe comportarse un cargo público de tan alto rango ante colectivos ciudadanos que ejercen su derecho a discrepar, a preguntar y a exigir responsabilidad y coherencia a los responsables públicos, también desde posturas de responsabilidad y respeto, duda que sea la persona ideal para ocupar un cargo público tan complicado como el de Consejero de Fomento, Obras Públicas y Ordenación del Territorio, por lo que la organización le anima a que dimita de este nuevo cargo, y defienda que se licite y dote de presupuesto para 2015 a la regeneración de la Bahía de Portmán.

Notas