Desde Ecologistas en Acción asistimos con cierta estupefacción a ver cómo el Ayuntamiento de Huesca nos invita a implicarnos en un supuesto futuro sostenible para nuestra ciudad y el ejemplo que percibimos es todo lo contrario.

Durante las últimas semanas hemos visto la ciudad repleta de grandes carteles sensibilizadores, hemos podido leer trípticos con consejos hacia la ciudadanía, hemos podido asistir a charlas – taller sensibilizadoras, todo ello buscando un cambio personal en nuestra forma de entender los recursos limitados y actuar en consecuencia. Sobre el papel la campaña ha quedado muy bonita, la realidad nos hace preguntarnos si únicamente es una campaña de cara a la galería, y con dinero de todas y todos.

Hacemos hincapié en un terreno preocupante, el de la energía y su ahorro. Que sea la ciudadanía conocedora de cómo está actuando la corporación municipal.

Nos sonroja vivir en una ciudad que no hace muchos años, con el anterior equipo de gobierno aunque del mismo color político, se hizo un esfuerzo importante en desarrollar una ordenanza solar para el aprovechamiento de este tipo de energía en nuestras viviendas; pasó su periodo de exposición pública, se consensuaron mejoras entre los distintos actores implicados, se presentó públicamente con notable participación y esperanza en el Centro Cultural del Matadero y, lo que es más importante, se generó una ilusión colectiva de que el sentir consistorial estaba cambiando, íbamos a apostar por la energía solar, íbamos a ser pioneros en Aragón.

A fecha de hoy el texto de la ordenanza solar debe estar durmiendo el sueño de los justos en algún archivador de algún armario almacén de nuestro Ayuntamiento. Bien pudiéramos pensar, aunque mucho nos tememos que la cosa no sea así, que la corporación municipal está esperando que, y como de hecho va a ocurrir, se revise el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios y su actualización, denominada Código Técnico de la Edificación, incorpore la obligatoriedad, bajo determinados supuestos, de que toda obra nueva y ciertas reformas integrales incorporen captadores solares para reducir el consumo energético de los edificios y mitigar el inexorable cambio climático que está padeciendo el planeta. Bien pudiéramos pensar esto, para qué dedicarle tiempo y dinero si ya directamente va a ser obligatorio; pero no, pensamos que no ha interesado políticamente sacar adelante esta iniciativa.

¿Huesca sostenible: implícate? Ya llegas tarde. Mientras tanto los alrededores de la ciudad se han ido plagando de edificios que para nada incorporan criterios de ahorro energético y, mucho menos, aprovechamiento de la energía solar. No sabemos si la corporación municipal es consciente de que el Sol sale para todos y que no entiende de colores ni oportunismos políticos.

Por otro lado, ya que el Ayuntamiento nos pide implicación decirle que ya se la estamos dando, desde Ecologistas en Acción hemos organizado talleres de etiquetado energético para la ciudadanía, por ejemplo en el centro cívico Santiago Escartín, insistimos sin cargo a las arcas municipales. “Ayuntamiento implícate” responde contratando los servicios de una fundación de fuera de nuestra ciudad; en su día desarrollamos y lanzamos una propuesta de medidas para ponerla en práctica en la nuestra ciudad denominada “Propuesta de medidas de ahorro para la ciudad de Huesca”, igualmente con cargo cero a las arcas musicales, e igualmente en el mejor de los casos está acompañando a la ordenanza solar en el descanso eterno.

Vemos pues cómo trabaja el equipo de gobierno municipal. Ecologistas en Acción seguiremos con nuestra sensibilización, invirtiendo más esfuerzo en sacar adelante alternativas de desarrollo sostenible que en publicitarlas de cara a la galería; cada cual predica con el ejemplo según lo entiende. Mientras tanto el Ayuntamiento ha vuelto a perder el tren, próximamente ya será obligatorio aplicar un poco más el sentido común y aprovechar la energía solar.