Ecologistas en Acción considera que la modificación de trazado de la vía pecuaria El Salto de la Trocha, en las fincas Yerbabuena y Cortijo del Campo de Castilblanco de los arroyos (Sevilla), no está justificada por el interés público sino que obedece a un interés particular. Es un cambio que perjudica a la sociedad, al trasladar el trazado de una zona con importantes valores ecológicos a una carretera, beneficiando únicamente a los dueños de las fincas. El colectivo inició un proceso en 2013 pero, a pesar de la enorme contestación social, El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía desestimó los numerosos recursos presentados, por lo que se ha recurrido al Tribunal Supremo.

Marcha reivindicativa por la recuperación de El Salto de la Trocha, año 2008

En septiembre de 2013 se publicó una modificación de trazado para la vía pecuaria El Salto de la Trocha, en Castilblanco de los Arroyos (Sevilla). Una modificación que Ecologistas en Acción considera arbitraria, sin un interés público justificado, y que sólo favorece a los propietarios de las fincas que atraviesa: Yerbabuena, propiedad de Rosario Leonor Torres Carcasi (cuando se inició el expediente era José Ortega Cano), y Cortijo del Campo, propiedad de la Familia Benjumea. Pierde la sociedad andaluza y el medio ambiente al ceder a la propiedad privada un bien de dominio público de gran valor natural y patrimonial.

El trazado original, que transcurre por el centro de las fincas Yerbabuena y Cortijo de Campo, de un gran valor natural, histórico, paisajístico y con una importante función como corredor ecológico para la movilidad de la vida salvaje, el intercambio genético de la flora y la fauna silvestre, ha sido trasladado al borde de la Carretera de Almadén de la Plata a Castilblanco de los Arroyos, perdiendo en su potencial como conector ecológico. El original revalorizaba además el camino de Santiago a su paso por una zona.

Cuando se publicó la propuesta de modificación en 2013, se presentaron 300 alegaciones formuladas por distintas asociaciones, colectivos y personas individuales, que Ecologistas en Acción considera que no han sido tenidas en cuenta. Tras la aprobación de la propuesta, en mayo de 2014, distintas organizaciones, vecinos y vecinas de Castilblanco, Amigos del Camino de Santiago, senderistas, ciclistas, caballistas,… presentaron 500 recursos de alzada. El 4 de mayo de 2015, Ecologistas en Acción interpuso un recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía contra la resolución aprobatoria del trazado. Tras la desestimación de este último recurso en septiembre de 2017 por el TSJA, se ha recurrido al Tribunal Supremo en el presente mes de diciembre.

Los argumentos del recurso inciden en que el nuevo trazado es completamente arbitrario, no está justificado el interés público y perjudica a la sociedad y al medio ambiente. Se señala que es falso que dicha solicitud haya sido apoyada en ningún momento por la Asociación “Amigos del Camino de Santiago” como llega a afirmarse, sino todo lo contrario ya que esta misma Asociación “Amigos del Camino de Santiago” se opuso al trazado propuesto en el curso del expediente. Se recuerda que las Vías Pecuarias han de ser consideradas como auténticos «corredores ecológicos», esenciales para la migración, la distribución geográfica y el intercambio genético de las especies silvestres… Ya que todo ello convierte a la red de vías pecuarias -con sus elementos culturales anexos- en un legado histórico-natural de interés capital, único en Europa, que no puede quedar a expensas de intereses particulares.

Ecologistas en Acción, desde que se denunció la usurpación de esta vía pecuaria por los propietarios de dichas fincas en marzo de 1992, viene reivindicando su apertura, habiéndose efectuado marchas y denuncias ante la Consejería de Medio Ambiente. No se ha abierto en estos más de 20 años ningún expediente sancionador a los propietarios, sino que muy al contrario, se les beneficia con el cambio de trazado.

El cambio de trazado supone una pérdida de los valores ecológicos, vulnerándose la estrategia andaluza de la gestión integrada de la biodiversidad, y vulnerándose también la legislación, ya que debe prevalecer el interés público o social y la idoneidad de los trazados alternativos, como indica el artículo 11.1 de la Ley 3/1995 de Vías Pecuarias y los artículos 32 y siguientes del Decreto 155/1998 por el que se aprueba el Reglamento de Vías Pecuarias de La Junta de Andalucía.

Ecologistas en Acción considera que es un ejemplo más de la dejación en la defensa del interés público de la Junta de Andalucía, que renuncia a los deslindes y recuperación de las vías pecuarias en esta comunidad.

Primera denuncia presentada en 1992.

Recorte de prensa sobre una marcha reivindicativa en 2008.