Ecologistas en Acción y vecinos de la urbanización Cerro Alarcón (Valdemorillo), califican de excesiva y opaca la actuación que se está realizando en el encinar que rodea la urbanización. Se está eliminando la totalidad de la vegetación en el perímetro urbano, incluyendo encinas de gran porte y dejando un paisaje desolador. Ecologistas y vecinos piden la paralización de los trabajos y califican de polémico el hecho de que la empresa forestal cobre con la leña de encina que obtiene.

La urbanización Cerro Alarcón, una de las más grandes de la Comunidad de Madrid, se localiza al sur del municipio de Valdemorillo y una pequeña parte en Navagalamella. Este núcleo urbano, alejado del casco urbano de Valdemorillo, está enclavado en un entorno de gran valor natural, un encinar característico del bosque mediterráneo (encina, enebro, .

Desde hace algo más de un mes se está talando arbolado y eliminando el monte bajo en el encinar que rodea la urbanización y que constituye la zona verde del núcleo urbano. Estos hechos han suscitado la queja de numerosos vecinos que desconocían estos planes. Por ello, recientemente se han puesto en contacto con Ecologistas en Acción.

Según ha podido saber esta organización, la actuación forma parte del plan de autoprotección contra incendios forestales de la urbanización. Si bien, el control de la vegetación es una medida necesaria en este tipo de urbanizaciones, en este caso, se trata de una medida excesiva. Se está eliminando la totalidad de la vegetación, incluyendo ejemplares de encina de gran porte en una franja perimetral de 6 metros y clareando en otra de 25 metros. También se está actuando en las zonas de vaguada, junto a arroyos. El resultado es desolador, un paisaje de troncos talados, y vegetación arrasada.

Las actuaciones de prevención de incendios no requieren de la eliminación total de la vegetación. Es suficiente con rebajar la continuidad vegetal, podando las ramas bajas del arbolado, y clareando matorral para dificultar la propagación de incendios, pero no es necesario dejar como un erial los entornos de los núcleos urbanos. Obviamente si se elimina la vegetación no habrá incendios, pero no parece lógico llegar a esos extremos. También se pueden tomas otras medidas que reduzcan el riesgo, como la instalación de hidrantes en las calles de la urbanización (que facilite el trabajo de los medios de extinción de incendios) y la sustitución paulatina, en las parcelas privadas, de los setos de especies que arden con facilidad como las cupresáceas (arizónica, ciprés, etc).

Un aspecto muy polémico del plan en la urbanización Cerro Alarcón, es que la empresa adjudicataria de los trabajos cobra, en parte, en leña de encina. Es decir, a más encinas taladas, más leña y más beneficio para la empresa. Esta cuestión podría explicar la excesiva actuación que se está realizando.

Ecologistas en Acción se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento de Valdemorillo y vecinos de la urbanización se han reunido con el administrador de la urbanización. Las respuestas no han sido satisfactorias, porque justifican la actuación y pretenden seguir adelante con los trabajos. Ecologistas en Acción y vecinos, lo que piden es que se paralicen los trabajos y se reconduzca la actuación para que no sea tan agresiva con el entorno natural.