Hoy 30 de diciembre se cumplen seis años desde que Villar de Cañas, fue designada para albergar el cementerio nuclear, una de las noticias más tristes que han dado a las gentes de Cuenca.

Estos 6 años de retraso tienen relación con las dificultades de implantar un proyecto en un área de alto valor ecológico, con numerosos riesgos geológicos y con las pretensiones de defender intereses económicos por encima de la seguridad.

Ayer, la Plataforma contra el Cementerio Nuclear en Cuenca [1] presentó su escrito de respuesta a la demanda por la ampliación de la ZEPA de El Hito.

Incluso antes de la designación de Villar de Cañas se iniciaron numerosas movilizaciones ciudadanas. Ahora, tras más 7 años y medio de resistencia, se ha entrado en una fase en la que los tribunales toman protagonismo.

Así, ayer 29 de diciembre, se presentó ante la Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, la respuesta a la demanda de la Abogacía del Estado, por la ampliación de la ZEPA de El Hito. La Plataforma, que solicitó esta ampliación, está convencida de que el TSJ tendrá en cuenta los importantes valores ambientales de la zona por encima de otras consideraciones.

La Abogacía del Estado pretende mezclar el proyecto del ATC, con la protección ambiental de un territorio, cuando son asuntos muy diferentes. Por ello el escrito del equipo jurídico de la Plataforma se ha centrado en lo que entiende que debe dirimir el alto tribunal: si el área protegida tiene suficientes valores para merecer su protección.

Para María Andrés (portavoz de la Plataforma, ganadera y vecina de Villares): “Aún con la “espada de Damocles” encima, desde la Plataforma hemos seguido trabajando duro para poder sacar esta amenaza definitivamente de nuestra tierras, conseguir que se haga un calendario de cierre de centrales nucleares y tratar la producción de residuos nucleares con la importancia que tiene, pues hasta ahora se ha jugado con la gestión de residuos nucleares, como si de una partida de ajedrez se tratara. Esperemos que en este 2018 que va a empezar, podamos celebrarlo y para ello estamos preparando nuevas movilizaciones, que se darán a conocer en breve.”

“Tener un cementerio nuclear en Cuenca o en cualquier otro municipio, deja la puerta abierta a la energía nuclear y a que el problema de la gestión de residuos siga en aumento. No debemos olvidar que se trata de los compuestos más contaminantes de la Tierra y que las nucleares no son necesarias”. Ha concluido Andrés.

Notas

[1] La Plataforma está constituida por: AcampadaCuenca, A.D.I. Záncara, A.VV. Casa Blanca, Asamblea de Jóvenes QNK, A.VV. Pozo de las Nieves (Cuenca), A.VV. San Antón, A.VV. San Fernando, A.VV. Tiradores Altos, Agrupación Naturalista Esparvel, ATTAC-CLM, Área de Juventud de IU, ARMH- Cuenca, ASAJA Cuenca, Asociación de Naturalistas Conquenses, ASTAREL, Ayuntamiento de Alconchel de la Estrella, Ayuntamiento de Belinchón, Ayuntamiento de Belmonte, Ayuntamiento de Cuenca, Ayuntamiento de El Hito, Ayuntamiento de Villar de la Encina, Baladre, Caldero Mágico, CC.OO. (U.P. Cuenca), CGT Cuenca, Ciudadanos por la República de Cuenca, Despensa Natura, Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha, Ecologistas en Acción de Cuenca, EQUO, FAVECU, FCPN, La Gavilla Verde, Greenpeace, Grupo Ecologista Universales, IU (Agrupación local de Cuenca), Juventudes Socialistas de CLM, Partido Castellano, PCE de Cuenca, Asociación de consumidores ecológicos Pisto, Plataforma Ciudadana Ambiental de Tarancón, Podemos-CLM, PSOE – Cuenca, Salvemos las Tablas Ya, UGT – Cuenca, Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE), UPA Cuenca, UPA-CLM, Yesca-Cuenca.