Ben Magec-Ecologistas en Acción remite un escrito a los siete Cabildos y al Gobierno de Canarias advirtiendo de la amenaza que suponen las especies exóticas invasoras para la biodiversidad autóctona canaria.

En el escrito resaltan los problemas generados por estas especies y solicitan que “se le dé la prioridad necesaria poniendo en marcha acciones de prevención, control y, en la medida de lo posible, de erradicación.”

Ben Magec-Ecologistas en Acción ha remitido a todas las consejerías de Medio Ambiente de los cabildos insulares, así como a la Consejería de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad del Gobierno de Canarias una carta advirtiendo de la amenaza que suponen las especies exóticas invasoras para la biodiversidad autóctona canaria.

Según la Federación Ecologista Canaria, estas especies “son una de las mayores amenazas para la rica biodiversidad autóctona de Canarias, produciendo además importantes problemas para la sanidad, agricultura, economía de las islas y añaden que son un importante peligro para la calidad de vida de las personas que habitamos este archipiélago.”

Ben Magec-Ecologistas en Acción destaca en el escrito remitido a las administraciones públicas del archipiélago los problemas que ocasiona el ganado asilvestrado, ya que “en Canarias existen más de 90 especies vegetales con serios problemas de conservación, para las que estos animales constituyen una de sus principales amenazas, además consumen pastos destinado a los rebaños con propietario, entran en terrenos sembrados y consumen lo que está a su alcance y pueden provocar caídas de piedras comprometiendo la seguridad de los usuarios de estos espacios” a lo que suman “la presencia de arruís y muflones en Espacios naturales del Archipiélago”. Ante esta situación demandan “soluciones urgentes ya que muchas especies endémicas del archipiélago están a punto de desaparecer a causa de su efecto.”

En esta misma carta, también alertan de la proliferación de colonias de gatos vagabundos, o de lugares donde se alimenta a estos animales y resaltan que “se trata de un problema que aumenta día a día en todo el archipiélago con gravísimas consecuencias sobre el medio ambiente. En algunos lugares son la primera causa de mortalidad para muchas especies animales autóctonas.” Y señalan desde la organización que “también pueden tener efectos sobre la salud humana a través de diversas zoonosis, pero sobre todo a través de la transmisión de uno de sus parásitos (Toxoplasma gondii), con gravísimas consecuencias para la salud de las personas por lo que necesita ser abordado urgentemente desde los diferentes órganos con competencias en la materia (Gobierno Autónomo, Cabildos y Ayuntamientos)”

Teniendo en cuenta los graves impactos de estas especies, para la Federación “se hace del todo incompresible que la Administración fomente el incremento de las poblaciones de algunas de ellas llevando a cabo o autorizando su cría, un ejemplo es la cría de perdices y conejos en granjas de algunas islas para su posterior liberación en el medio natural, política que desaprobamos y creemos que sería necesario abandonar con urgencia.”

La carta remitida por Ben Magec-Ecologistas en Acción a las diferentes instituciones canarias concluye insistiendo en “el grave impacto de los problemas generados por estas especies” y solicita que se “le dé la prioridad necesaria y no demore la puesta en marcha de acciones de prevención, control o erradicación, o la intensificación de las mismas si ya están en ejecución.”