La Comunidad de Madrid ha arrasado la casi totalidad de la cubierta vegetal autóctona, en un tramo de dos kilómetros y una superficie de 80.000 metros cuadrados, de dos vías pecuarias del municipio de Torrelaguna, al noreste de la región. Se trata de una zona muy castigada por actuaciones anteriores, muy agresivas, realizadas por la administración. Por ello, y como acto de protesta, las organizaciones ecologistas ARBA, Asociación Ecologista del Jarama “El Soto”, Ecologistas en Acción, GRAMA y Jarama Vivo, organizan el domingo 4 de marzo, una bellotada en los terrenos asolados.

Recientemente y tras denuncias vecinales, las organizaciones ARBA, Asociación Ecologista del Jarama “El Soto”, Ecologistas en Acción, GRAMA y Jarama Vivo, han comprobado la situación en la que han quedado las vías pecuarias denominadas Colada del Collado de la Higueruela y la Cañada de la Caleriza, al norte del municipio de Torrelaguna, en el límite con Torremocha de Jarama. Se ha eliminado la práctica totalidad de la vegetación autóctona. Se han talado enebros, coscojas y se ha arrasado la totalidad de la vegetación arbustiva y herbácea (espino negro, retama, romero, tomillo, jara), incluidos hábitat prioritarios protegidos (prados calcáreos carsticos o basófilos del Alysso-Sedion albi, zonas subestépicas de gramíneas y del Thero-Brachypodietea). El paisaje es desolador. No ha quedado nada.

Se ha solicitado información al Área de Vías Pecuarias de la Consejería de Medio Ambiente para entender qué motivos han podido justificar una actuación tan agresiva. Pero, más de una semana después, no se ha recibido contestación. Por ello, se desconoce si la actuación se ha llevado a cabo dentro de los trabajos de mejora de las vías pecuarias, anunciado el pasado mes de noviembre por la Consejería de Medio Ambiente; o se ha realizado por la Dirección General de Emergencias como prevención contra incendios. Sea como sea, se tratan de unos trabajos excesivos que carecen de explicación razonable y que han ocasionado un gravísimo impacto sobre el territorio y el paisaje.

No es la primera vez que se denuncian excesos es estos terrenos. En 2009 y 2012, AENA, dentro de las medidas compensatorias impuestas por la declaración de impacto ambiental de la construcción de la T4, realizó repoblaciones que destruyeron la vegetación existente y el suelo (subsolados, terrazas, caballones). La inversión supuso 2,3 millones de euros y los resultados no pudieron ser peores. La planta murió en su totalidad y el suelo ha quedado destrozado.

A juicio de las organizaciones ARBA, Asociación Ecologista del Jarama “El Soto”, Ecologistas en Acción, GRAMA y Jarama Vivo, no se puede seguir invirtiendo dinero público para destruir el medio natural y nuestras vías pecuarias. Por ello, el próximo domingo 4 de marzo, como acto de protesta, organizan una bellotada en Torrelaguna, en los terrenos de las vías pecuarias Colada del Collado de la Higueruela y la Cañada de la Caleriza.