• Uno de los motivos, la incorrecta evaluación ambiental, como ocurrió en el también anulado PGOU de Marbella.
  • El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha anulado el Plan General de Ordenación Urbanística de Jaén por ausencia de Evaluación Ambiental Estratégica e Informe de Sostenibilidad Económica, estimando así parcialmente el recurso de un particular. Ecologistas en Acción tiene también recurrido el PGOU de Jaén y de otras importantes poblaciones andaluzas por esa misma causa. Mantener la planificación de ordenación del territorio que llevó a la burbuja inmobiliaria choca con la normativa actual. La política urbanística de la Junta de Andalucía ha fracasado.

Tras esta sentencia, el recurso de Ecologista en Acción contra el PGOU de Jaén probablemente termine siendo estimado porque comparte con el anterior el primer motivo de nulidad, la ausencia de Evaluación Ambiental Estratégica, un procedimiento del que, a pesar de ser obligatorio desde 2004, la Junta de Andalucía eximió a los planes urbanísticos y sólo ha comenzado a exigirlo a partir de 2015. En la misma situación se encuentran otros planes, planes generales y modificaciones puntuales, que han sido recurridos: Bormujos, Chiclana, Morón de la Frontera, Arahal, Motril, La Rinconada, etc.

Ecologista en Acción viene denunciando estas irregularidades desde hace una década. A pesar de los avisos que ya daban los tribunales, la administración autonómica no se ha inmutado, hasta que en 2013 el Congreso aprobó la nueva Ley de Evaluación Ambiental, mucho más reglamentista; y sobre todo, hasta que en octubre de 2015, el Tribunal Supremo anuló el PGOU de Marbella.

El PGOU de Jaén es fiel reflejo de los crecimientos insostenibles que llevaron a la actual crisis. De nada ha servido el estallido de la burbuja inmobiliaria; Junta y ayuntamientos han seguido en la misma línea de recalificaciones masivas y de previsiones de miles de viviendas innecesarias. El PGOU de Jaén ha pasado por alto las necesidades reales de la población y se apoya en suposiciones irreales, con previsiones de construcción de 14.632 nuevas viviendas -cuando existen todavía 9.454 viviendas actualmente vacías-, y un crecimiento de 33.082 habitantes en ocho años (28,03%), cuando los datos reales muestran que en la última década la población de Jaén se había estabilizado, teniendo actualmente una tendencia a la baja. La especulación sigue imperando en el planeamiento urbanístico.

Es imposible calcular el daño ambiental que se ha causado, pero sin duda es inmenso. Cientos de planes urbanísticos que debieron someterse a una evaluación más rigurosa, centrada en los momentos iniciales de la toma de decisiones (de ahí el calificativo de estratégica), han sido aprobados, y lo que es peor, se continúan aprobando. Se han recalificado millones de metros cuadrados y se han proyectado miles de viviendas y decenas de polígonos industriales, campos de golf, hoteles, centros comerciales… sin ninguna justificación, sin evaluación de su necesidad ni de los impactos que pueden generar.

Incluso los planes urbanísticos que se inician teóricamente con arreglo al procedimiento legalmente establecido, siguen patrones similares a las anteriores evaluaciones, con graves deficiencias y con previsiones de crecimientos injustificados, un hecho que Ecologistas en Acción viene denunciando en muchos casos.

Ecologistas en Acción advirtió, en el periodo de alegaciones y en el Consejo Andaluz de Ordenación del Territorio y Urbanismo, de la falta de adecuación a la normativa estatal y comunitaria de evaluación ambiental estratégica de los planes urbanísticos que se han venido tramitando y aprobando. Sin embargo, los máximos responsables de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio han hecho oídos sordos. Ahora alguien tendrá que responder de tamaño desastre, ya que puede sucederse una cascada de planes urbanísticos anulados.

La excesiva flexibilización y la escasa asignación de recursos a la prevención ambiental, además de continuar el desastre ecológico y territorial, puede conducir a que otros planes acaben como el de Jaén.