Representantes del conjunto de las comarcas de la provincia participaron en la asamblea provincial de Ecologistas en Acción de Huelva, celebrada este fin de semana en Bonares, coincidiendo con los 25 años de la fundación del GAN Madroño, grupo ecologista de esta localidad.

La asamblea se inició con la presentación de imágenes de diversas actividades realizadas durante los últimos 25 años por el Grupo de Amigos de la Naturaleza Madroño-Ecologistas en Acción de Bonares y se cerró con la siembra simbólica de un madroño en el entorno de Doñana. En su transcurso se pusieron en común los principales problemas ambientales que afectan a las diversos ecosistemas onubenses y se establecieron las líneas de trabajo de Ecologistas en Acción de Huelva para los próximos meses, destacando la necesidad de afrontar la pérdida continua de patrimonio público y biodiversidad provocada por la creciente privatización mercantilista de bienes comunes como ríos, montes y costas.

Los últimos temporales han dejado al descubierto la temeridad con la que se ha ocupado el dominio público en la costa, con la única guía de la codicia y la pasividad y a veces complicidad de las administraciones teóricamente garantes de la integridad y seguridad del litoral. Ecologistas en Acción realizará este año una evaluación integral de la situación del litoral, así como del cumplimiento de las obligaciones en materia de depuración de las aguas residuales, que terminan yendo a parar al medio natural y al mar sin los debidos tratamientos.

Asimismo, bosques, agua y ríos sufren un expolio continuo al servicio de los intereses financieros que parecen manejar la agricultura industrial y la minería. Diversas intervenciones incidieron en la necesidad de la defensa del pequeño agricultor y el fomento del cooperativismo para generar un uso sostenible y libre de agrotóxicos de nuestros campos. Forma parte también de la preocupación ecologista, la búsqueda de alianzas para devolver al uso abierto y público vías y caminos usurpados por grandes propietarios en buena parte de las comarcas onubenses, con especial incidencia en la de la Sierra.

El seguimiento de la gestión de los espacios protegidos, incluidas las ZEC de la red Natura 2000 y Doñana, formarán parte también de las prioridades de la agenda anual de los grupos federados en Ecologistas en Acción de Huelva, así como la lucha por el cierre del vertedero de Nerva y contra la contaminación industrial en Huelva, cuyas manifestaciones de mayor riesgo son la balsas de fosfoyesos, la concentración de instalaciones peligrosas y la contaminación atmosférica. Todo ello seguirá estando en primera línea de la agenda ecologista, que también realizará este año una campaña de información sobre la exposición al ozono troposférico que se sufre en diversas zonas.

Tras finalizar la asamblea, una parte de la gente asistente se trasladó a la zona del Arroyo Don Gil, una de las principales arterias que alimentan Doñana de agua y un corredor ecológico de gran importancia, donde pudieron comprobar en directo la presencia de pozos ilegales, culminando con un acto simbólico contra la descatalogación de Montes Publicos, una lacra de especial incidencia, tanto en esta comarca como en algunas poblaciones de la Costa y el Andévalo.