• Ecologistas en Acción ha presentado en las Cortes de Castilla y León los resultados y conclusiones de su campaña ‘Vivir con lobos’, en la que han coordinado más de 60 ganaderas y ganaderos favorables a la coexistencia del lobo y la ganadería extensiva.
  • También se ha presentado el documento Principales medidas para la coexistencia de la ganadería extensiva y el lobo’, elaborado con la colaboración de ganaderos y ganaderas que conviven con el lobo.

El proyecto Vivir con Lobos ha logrado coordinar a más de 60 profesionales de la ganadería en territorios loberos que apuestan por una sana coexistencia entre el cánido salvaje y sus explotaciones. Uno de los principales logros del proyecto ha sido la elaboración del documento «Principales medidas para la coexistencia de la ganadería extensiva y el lobo» consensuado por los ganaderos y ganaderas participantes y que también se ha presentado en este acto.

Según Isabel Diez, coordinadora de la campaña de Ecologistas en Acción, «En contra del mensaje que han difundido algunas organizaciones agrarias la ganadería extensiva es compatible con la presencia de lobo si se toman las medidas preventivas adecuadas y así lo demuestran tanto los informes de la Comisión Europea como la experiencia de los ganaderos y ganaderas que han participado en el proyecto». La organización ha instado a los grupos parlamentarios a que apuesten por la prevención y legislen para apoyar a las explotaciones ganaderas a que adapten su manejo.

Leandro Valle, ganadero participante en el proyecto, ha defendido la necesidad de que la administración favorezca la coexistencia, y ha presentado su experiencia en la que, al modificar el manejo para adaptarlo a la presencia del depredador, ha visto como se ha incrementado el rendimiento de su explotación. El ganadero ha afirmado que «tenemos que aprender de lo que se ha hecho mal y de lo que se ha hecho bien en el pasado para mejorar el manejo, creo que los ganaderos de Castilla y León tenemos que poner al lobo a trabajar a nuestro favor, y asi transmitir una imagen de modernidad y de comunidad».

El documento «Principales medidas para la coexistencia de la ganadería extensiva y el lobo» recoge la necesidad de implementar ayudas a los costes que supone el manejo adaptado a la presencia de lobos, y del reconocimiento legal de los mastines como perros de trabajo. Además propone que en zonas de expansión de la especie, como el sur del Duero, se trabaje para la prevención de daños de manera anticipada, de forma que se los profesionales del sector estén preparados y tengan tiempo de adaptar su manejo. Otra de las medidas propuestas es que las indemnizaciones sean justas en tiempo y forma y estén condicionadas a la adopción de medidas preventivas. Además se considera fundamental el fomento de canales cortos de comercialización, el desarrollo de una Ley de ganadería extensiva -adaptada a las pequeñas explotaciones y a un manejo sostenible- y la necesidad de fomentar el conocimiento y la empatía con los profesionales de la ganadería extensiva, que tienen un papel fundamental en la coexistencia con grandes carnívoros.

La campaña ha facilitado la formación de ganaderos y ganaderas en técnicas de prevención y ha visibilizado la existencia de profesionales de la ganadería que apuestan por la coexistencia entre el lobo y la ganadería extensiva. El proyecto también ha avanzado en la creación de herramientas de reconocimiento para productos ganaderos de explotaciones adaptadas a la presencia de lobo.