Para las Mesas de Movilidad del Besaya y del Arco de la Bahía de Santander, en las que participa Ecologistas en Acción, el último anuncio del Ministro de Fomento sobre la duplicación del gasto en la construcción de un tercer carril en la autovía A-67 que une Santander con Torrelavega es una “barbaridad”. No tiene ningún sentido gastar 115 millones de € en la construcción de un tercer carril, 62 millones de € más que lo presupuestado inicialmente, que es innecesario y no es precisamente una de las actuaciones prioritarias que requiere este tramo de autovía.

Para las Mesas de Movilidad esta actuación es a todas luces un disparate porque, aparte de lo que supone de espolear los desplazamientos en vehículo privado, genera más contaminación y ruido, se aleja de las necesidades de impulsar y mejorar el transporte público interurbano y regional y no atiende al más mínimo rigor en cuanto a prioridades de inversión.

Estos colectivos, añaden que este despilfarro no tiene justificación alguna, porque si hubiera que comenzar a mejorar la infraestructura, el tronco central y el tercer carril sería siempre la última actuación a acometer; antes habría que acometer la construcción del ramal de continuidad entre Polanco y Sierrapando y los nuevos accesos a RAOS desde la A-67. Con la mejora de los accesos intermedios entre Polanco y Bezana y la ampliación de la capacidad de carga de la autovía solo se conseguirá atraer más tráfico y más congestión en horas punta y determinados días que colapsará en los cuellos de botella de ambos extremos, Raos y Torrelavega.

Si hubiera que establecer un orden de prioridades al margen de cualquier coyuntura electoral, habría que comenzar con la conexión de la A-67 con el puerto en RAOS o con el ramal de continuidad hasta Sierrapando, actuaciones que no estarían sirviendo de señal para atraer más tráficos de manera inmediata.

En el contexto actual de debate y clamor por las pensiones resulta un sarcasmo que se anuncie una inversión innecesaria que pone de nuevo en evidencia la falta de sensibilidad social del Gobierno frente a problemas sociales más acuciantes.

Alternativa

Desde las Mesas, las prioridades de inversión del Ministerio de Fomento en Cantabria pasan por un plan de inversión y modernización del transporte público, enmarcado en un Plan Estratégico que contemple inversiones en mejorar la infraestructura ferroviaria en la red de ancho métrico, rectificando curvas y suprimiendo limitaciones temporales de velocidad, mejorando las estaciones, construyendo la estación intermodal de Torrelavega y reorganizando y reforzando el transporte de viajeros por carretera. Serían prioridades que cobrarían todo su sentido con la creación por parte del gobierno regional de un Consorcio Regional de Transportes, que permita mejorar y modernizar los distintos servicios de transporte colectivo.

Y si de alguna forma conviene actuar sobre el tronco central de la A-67 sería con el desdoble de dos a tres carriles, pero manteniendo la misma infraestructura, con señalización horizontal y en los pórticos que module el tráfico a menos velocidad en horas punta con ese tercer carril reservado para transporte público y vehículos de alta ocupación (VAO). Una actuación mucho más racional y, sobre todo, más barata que invertir más de 100 millones de € en unas obras prescindibles y que no son en absoluto prioritarias.