Ecologistas en Acción de Burgos presenta alegaciones a la solicitud de ampliación de la Estación Invernal “Valle del Sol”. Tras estudiar el proyecto considera que es contrario a la sostenibilidad y la preservación de los valores ambientales, culturales, sociales y paisajísticos del monte de utilidad pública “Ahedo de la Pared”, del que emana uno de los picos más representativos de la Sierra de la Demanda y de nuestra provincia, el Mencilla.

La organización Ecologistas en Acción ha presentado alegaciones a la solicitud de ampliación de la Estación Invernal “Valle del Sol”, en el término municipal de Pineda de la Sierra. Tras estudiar el proyecto propuesto a iniciativa del ayuntamiento de la localidad, Ecologistas en Acción lo considera contrario a la sostenibilidad y la preservación de los valores ambientales, culturales, sociales y paisajísticos del monte de utilidad pública “Ahedo de la Pared”, del que emana uno de los picos más representativos de la Sierra de la Demanda y de nuestra provincia, el Mencilla. Tanto las importantes figuras de protección de las que goza tan singular espacio natural, entre las que se cuenta el estar declarado Lugar de Interés Comunitario (LIC), o Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA), así como la desmesurada ampliación solicitada respecto a la anterior concesión, que multiplicaría por 38 el número de hectáreas afectadas, aconsejan la desestimación de su tramitación.

A modo de ejemplo, se incluyen propuestas tan díscolas como la construcción futura de una cafetería en un punto situado en el sector alto de la pista principal “con buenas vistas del dominio esquiable”.
Por otro lado, se proponen intensas intervenciones, entre las que se encuentran la implantación de cuatro nuevos remontes adicionales a los que ya existieron anteriormente, junto a la apertura de nuevas pistas, con el consiguiente impacto sobre el medio natural, en el que destaca el extraordinario hayedo.
Esta explotación ya fue abandonada en su día debido a su falta de rentabilidad, dadas las escasas posibilidades y peligrosidad de la zona esquiable, que la convierten en un lugar de escaso atractivo para los practicantes del esquí alpino, que prefieren decantarse por otros destinos mucho más adecuados para la práctica de este deporte.

También, y dado el agravamiento, ya constatable y paulatino, de las condiciones climáticas anómalas que está provocando el cambio climático, y que se ha saldado con una aguda y prolongadísima sequía en las últimas temporadas, unido a la subida de las temperaturas, con una reducción muy significativa de las precipitaciones en forma de nieve y la disponibilidad de agua en las últimas décadas, resulta obligado recurrir a la generación de nieve artificial mediante cañones de nieve. Esto, entre otros problemas, conllevaría un elevado consumo energético, así como de recursos hídricos para el abastecimiento de los cañones, que deberían ser detraídos de la ya de por sí menguante cantidad de agua disponible. Hemos de recordar que, pese al aparente repunte de nevadas en este invierno, los principales organismos nacionales e internacionales en referencia al clima, ya alertan sobre una reducción constante de las mismas para nuestro país en las próximas décadas. La propia Agencia Estatal de Meteorología, ya lo confirma en sus informes.

Asimismo, y a nuestro juicio, se subestima la inversión planteada, con visos de incrementarse notablemente toda vez que se diera vía libre al proyecto y conforme se llevaran a cabo las diversas actuaciones. Ello nos alerta sobre la posibilidad de que el apoyo de importantes recursos públicos que el ayuntamiento de Pineda de la Sierra reclama a AGALSA, la Diputación provincial de Burgos y la junta de Castilla y León, pueda generar un nuevo caso de mal uso de los dineros de todos para el beneficio privado de un teórico y nada claro “grupo inversor” que se esconde tras el proyecto. Llamamos a la prudencia por parte de las administraciones a la hora de respaldar este tipo de proyectos de tan dudosa viabilidad financiera y rentabilidad social. Por todo ello, creemos firmemente que este tipo de proyectos son un “pan” muy caro para hoy, y “hambre para mañana”, resultan anacrónicos y no tienen cabida en nuestra sociedad actual, y alejan más si cabe a las zonas rurales de una inaplazable planificación seria, integral y de futuro, de su desarrollo.

En definitiva, y en virtud de lo apuntado, Ecologistas en Acción considera que el lugar debe permanecer inalterado, permitiendo la renaturalización de la parte del hayedo que nunca debió ser talado. Además de conservar su fundamental valor de educación ambiental que, mediante el programa de “aulas de la naturaleza” destinado a los escolares de la provincia de Burgos, se lleva a cabo en las instalaciones de la Diputación Provincial, y que resultaría del todo incompatible con el proyecto propuesto.