Ante el reiterado incumplimiento del valor objetivo para la protección de la salud en seis zonas del País Valenciano, entre las cuarenta zonas en España donde durante los últimos tres años se ha superado el límite legal de ozono troposférico, Ecologistas en Acción ha iniciado una nueva campaña de información a la población sobre este contaminante, que durante la primavera de 2018 recorrerá diversos centros sociales en una decena de localidades.

Las emisiones del denso tráfico y algunas instalaciones industriales del litoral mediterráneo son desplazadas por los vientos dominantes hacia el interior del País Valenciano, donde en las horas centrales del día se activa la formación de ozono troposférico, dando lugar a episodios diarios, de mala calidad del aire que el año pasado excedieron lo permitido por la legislación en más de la mitad de todo el territorio valenciano, afectando según cálculos hasta 925.000 habitantes, una de cada cinco personas.

El País Valenciano es de esta manera uno de los territorios del Estado español más perjudicados por la contaminación por ozono troposférico. Así durante el año 2017, en buena parte de la Comunidad se han rebasado los objetivos legales para la protección de la salud y para la protección de la vegetación, especialmente hacia las comarcas del interior. Si atendemos a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la mala calidad del aire es generalizada en todo el País Valenciano, incluyendo también las pobladas comarcas litorales.

El objetivo de la campaña es divulgar las causas y las consecuencias de este grave problema ambiental, y reducir la exposición a la contaminación especialmente de los grupos más sensibles: niños y niñas, personas mayores, mujeres embarazadas, deportistas y personas con enfermedades respiratorias y cardiovasculares, evitando realizar esfuerzos al aire libre en las horas centrales del día y la caída de la tarde, cuando los niveles de ozono son más elevados.

La exposición “Contaminación por Ozono Troposférico” arranca el lunes 9 de Abril en Alicante. El Instituto de Secundaria Miguel Hernández acoge la exposición del 9 al 16 de Abril ofreciendo varias charlas al alumnado y abriendo al público la exposición para ser visitada de 16:00 h. a 18:00 h. La exposición continuará itinerante por centros cívicos y educativos de Alicante, Valencia y Castellón hasta la finalización de la campaña el 30 de junio. Se informará en las páginas web y de Facebook de Ecologistas en Acción de su recorrido. También se identificarán y difundirán los episodios de contaminación más elevados, para advertir a la población de que se proteja.

Simultáneamente a las actuaciones informativas, Ecologistas en Acción del País Valencià insistirá a la Generalitat Valenciana para que redacte ya los preceptivos planes de mejora de la calidad del aire en las zonas afectadas por los incumplimientos legales (Cérvol-Els Ports, Turia, Júcar-Cabriel y Bética-Serpis), que diagnostiquen las causas del problema y actúen sobre las fuentes contaminantes para reducir la polución causada por el ozono y preservar la salud pública.

La contaminación por ozono troposférico u “ozono malo” (por contraposición al protector de nuestra capa de ozono de la estratosfera) causó en el año 2014 más de 14.000 muertes prematuras en Europa, 1.600 de ellas en España, las mismas que los accidentes de tráfico. Por otra parte, dos terceras partes de los cultivos y buena parte de nuestros bosques y espacios naturales soportan niveles de ozono troposférico que dañan la vegetación. España es uno de los países europeos más afectados por este contaminante, especialmente en el litoral mediterráneo, incluyendo todo País Valenciano.

El ozono troposférico, que no sale de los tubos de escape, ni de las chimeneas, afecta más a las zonas peri-urbanas que al centro de las ciudades, especialmente en las tardes soleadas de la primavera y el verano, que es cuando las elevadas temperaturas activan su formación y acumulación en niveles peligrosos para la salud, por la reacción química entre el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por los automóviles y algunas industrias.

Por inhalación, provoca irritación de los ojos y vías respiratorias superiores, un incremento del riesgo de enfermedades respiratorias agudas y reducción de la función pulmonar, así como el agravamiento de patologías cardiovasculares. Además de para las personas, es también tóxico para la vegetación, dañando los bosques y reduciendo la productividad de los cultivos.

Artículos relacionados