Las alegaciones conforman un extenso documento elaborado por personas del Movimiento y ponen seriamente en entredicho la viabilidad del parque temático.

El documento ha sido puesto a disposición de las personas y entidades que hasta el momento han compartido las numerosas inquietudes y dudas que genera el proyecto.

Mediante Resolución del 5 de febrero de 2018, la Consejería de Fomento de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha aprobó inicialmente, al tiempo que lo sometía a información pública, el Proyecto de Singular Interés, denominado Parque Temático Puy Du Fou, España.

Una vez conocidos los detalles del proyecto, tras examinarlos con el fin de entender los valores que se esgrimían como de interés regional, llegamos a la conclusión de que ese interés no se ajusta a la realidad, y sin embargo, el proyecto presentado sí que supone un grave atentado al medio ambiente, al trabajo estable y digno, a los espacios públicos, o al paisaje. Al tiempo que introduce un elemento de distorsión, de impredecibles consecuencias, en relación a la ciudad de Toledo, la preservación de su casco histórico, la calidad de vida de los vecinos y el negocio del turismo.

En consecuencia, el colectivo “Queremos saber la verdad del Puy du Fou”, ha decidido participar en la elaboración de alegaciones al Proyecto de Singular Interés promovido por la Sociedad Limitada, Puy du Fou España, que se dirigen a solicitar ampliaciones de información, corregir errores, poner de relieve deficiencias, y denunciar graves incumplimientos que hacen inviable la instalación del parque temático en los terrenos elegidos, que puedan prestarse al mismo determinados servicios públicos, o que pueda desarrollar su actividad, tal y como aparece expresada en los documentos sujetos a análisis.

Las alegaciones en esencia inciden sobre los siguientes aspectos:

  • Incumplimientos legales e irregularidades en la tramitación del proyecto
  • Incompatibilidad legal de ciertos aspectos del Proyecto con la instalación en el lugar elegido (clasificación urbanística, dotación de agua, ruido, incendios, ausencia de evaluación del impacto de género, etc.).
  • Inseguridad jurídica al no conocerse el marco urbanístico y estar este modificándose actualmente.
  • Inseguridad jurídica al haber importantes ausencias y datos sesgados o erróneos.
  • Inseguridad jurídica al estar tramitándose al mismo tiempo la EAE del Plan y la Evaluación Ambiental del proyecto, y por lo tanto no poder alegar sobre el documento del proyecto definitivo.
  • Eliminación de la competencia municipal sobre el urbanismo, imponiéndose a la fuerza sobre él.
  • Ausencias de justificación del interés económico y social
  • Deficientes justificaciones en otros casos e incorporación de datos erróneos, contradictorios o engañosos.
  • Destrucción del medio ambiente y de los paisajes culturales tradicionales.
  • Gravísimo impacto por ruido, emisiones lumínicas y de gases contaminantes
  • Vestir o justificar el proyecto de cultura, sin explicar en qué consiste lo que se va a contar, que en realidad un espectáculo.
  • Creación de empleo precario, a tiempo parcial e irregular.
  • Introducción de riesgo de incendio, como consecuencia de la implantación del parque, para el entorno, los vecinos, y los propios visitantes del parque.

Estas alegaciones han sido confeccionadas por un grupo amplio y heterogéneo de personas, un colectivo unido por la idea central de que el parque de ocio Puy du Fou, queda muy lejos del interés social y económico que esgrimen los promotores y los responsables políticos de la región, y municipales, para su instalación. Y por la certeza, de que, muy al contrario, supone la destrucción irreversible de valores como la necesidad social de disfrutar de un medio ambiente natural, de la calidad de vida, de los vecinos del entorno, y posiblemente del resto de la ciudad. Incidiendo en la precarización del trabajo, el proyecto busca implantarse alineándose falsamente con los principios de desarrollo regional económicos y culturales, y suplanta la voluntad popular alterando el urbanismo de la ciudad de forma forzada, y todo ello sin garantías económicas y asumiendo un riesgo mínimo en caso de quiebra, pudiendo ocasionar deudas importantes a largo plazo que deberá asumir la sociedad.

El que se hayan podido haber realizado estas alegaciones, algunas referidas a aspectos estructurales del proyecto que lo cuestionan radicalmente desde los cimientos, deja a la vista la importante cantidad de defectos que contiene el proyecto, lo que sólo puede significar que los responsables de la Junta de Comunidades y del Ayuntamiento de Toledo, han actuado sin el debido rigor dando un apoyo incondicional e inmerecido a la empresa, en lugar de buscar el interés de la ciudadanía.

Sólo bastaba rascar un poco para hacer aflorar las múltiples deficiencias encontradas en el proyecto.