Ben Magec-Ecologistas en Acción pide la prohibición cautelar de palmeras importadas, y un Plan de Vigilancia y Control del Picudo Rojo (Rynchoforus Ferrugineus) ante la posible propagación en La Palma de esta plaga letal para las palmeras que esta afectando gravemente a los palmerales de otras islas como Fuerteventura y Gran Canaria.

Los ecologistas responsabilizan de la aparición del picudo Rojo y sus temibles consecuencias a las Administraciones públicas (Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, Consejería de Agricultura y Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, Cabildos, entre otras), que amenaza a nuestras palmeras y palmerales.

Sostienen que hasta el momento no se han tomado medidas en La Palma, tras la aparición de esta nueva amenaza en otras islas. Desde el año 1998 se venía advirtiendo lo que suponía su entrada en Canarias, así como el riesgo de hibridación que provoca para la palmera canaria y el alto riesgo fitosanitario, al favorecer la introducción de nuevos agentes patógenos (hongos e insectos que no existían en Canarias), unidos a los ya presentes en las islas.

Expresan que una vez más el desaforado desarrollismo turístico que sufren las islas tiene consecuencias indeseables para nuestro medio ambiente, piénsese que este sector es el principal cliente del negocio de importación de palmeras ya que buscan plantas grandes destinadas a los jardines de las nuevas urbanizaciones y campos de golf.