Ecologistas en Acción participa el 15 de febrero en la 3ª sesión de la mesa de diálogo sobre la energía nuclear mediante una ponencia sobre la percepción pública de dicha energía, a cargo del abogado Jaime Doreste, miembro de dicha asociación. En ella se pone de manifiesto el déficit democrático en la opción nuclear española y la necesidad de participación pública en decisiones de este calado. Además se muestra la oposición de las poblaciones española y europea a la expansión de la energía nuclear.

Una encuesta realizada por la Comisión Europea entre octubre y noviembre de 2005 sobre la opinión de la población europea sobre la energía pone de manifiesto la gran oposición con que cuenta la elegía nuclear. En una de las preguntas de la encuesta se pidió a los entrevistados que dieran dos opciones de política energética para reducir la dependencia energética europea del exterior. Sólo el 12% de la población de la Unión Europea está a favor de la expansión de esta fuente de energía para reducir la dependencia energética, frente a un 48% que está a favor del desarrollo de la energía solar y el 41% que se manifiesta a favor de nuevas técnicas energéticas como el carbón limpio o el hidrógeno.

En España el porcentaje de población favorable a la construcción de nuevas nucleares en se reduce al 4%, el 50% de la población apuesta por el desarrollo de la energía solar y la segunda opción energética favorecida es la eólica con el 28%. Las nuevas tecnologías energéticas son apoyadas por el 27%. Sólo entre las poblaciones de Grecia, Chipre y Malta, con el 2% de apoyos, la energía nuclear cuenta con menos adeptos que en España. Asimismo, sólo el 4% de la población de Dinamarca muestra su apoyo a la energía nuclear.

En opinión de Ecologistas en Acción, un gobierno democrático y responsable no se debería olvidar y pasar por alto la opinión de su población y este sentimiento antinuclear tan extendido entre la opinión pública española debería ser tenido en cuenta a la hora de legislar y de tomar decisiones sobre el modelo energético del futuro. El actual gobierno del PSOE debería, desde luego, dejar clara su opción por un futuro energético sin nucleares y, además, establecer un calendario de cierre de las centrales nucleares que funcionan en la actualidad.