Sindicatos, ecologistas y los Grupos Municipales de la oposición [1] denuncian lo que consideran una situación caótica en la gestión del Jardín Histórico del Retiro. Por ello, exigen un Plan de Uso y Gestión con participación pública y anuncian que se constituirán en Plataforma Ciudadana en Defensa del Retiro.

Los motivos que les han llevado a tomar esa decisión se encuentran, entre otros, los siguientes:

1. Las obras que dañan los trazados del jardín, sus árboles y sus raíces; así como la descoordinación en las mismas al no existir Plan de Uso y Gestión.
2. Desaparición de especies animales (ardillas, rapaces nocturnas…) directamente relacionada con la aplicación de plaguicidas además de otras agresiones medioambientales. Desaparición de especies vegetales por falta de protección, reposición o reubicación en lugares donde ni histórica ni paisajísticamente corresponden.
3. La permanente ocupación del Parque por parte de empresas privadas (caso de Florida Park), por instalaciones de empresas de mantenimiento, y por la realización de eventos masivos; todos ellos con gran impacto sobre la jardinería del parque histórico.
4. Que se siga modificando el estilo tradicional del jardín con la introducción de más césped, cuando el Retiro siempre había sido un jardín que hoy llamaríamos sostenible, y un ejemplo de xerojardinería aplicable en otros parques de la ciudad.
5. El descontrol en el uso del agua reciclada, cuando la normativa desaconseja que se use por aspersión (aunque es la norma en el Retiro), y nunca a menos de 150 metros de lugares habitados, ni cuando en el lugar estén los usuarios del espacio recreativo.
6. La degradación de edificios históricos, como el de la antigua Junta Municipal de Retiro, donde existe un proyecto de Biblioteca dedicada a la Jardinería, y que en la actualidad está en un estado lamentable y ocupado por indigentes.
7. La posible desaparición del Reservado de Estufas del Retiro por la reforma del Eje Prado-Recoletos, que también afectara a otros lugares del Parque, como es la zona del cerrillo de San Blas.
8. La paulatina privatización del mantenimiento del Parque, cuando desde su apertura al público en 1868, siempre ha sido municipal. La gestión privada es más cara, menos profesional, fomenta el empleo precario, y sólo favorece los negocios de las grandes empresas (Urbaser).
9. La pérdida de los valores históricos y tradicionales del Parque, ejemplo de la jardinería madrileña, y elemento fundamental de referencia de la ciudad de Madrid.

Por todo ello, exigen la elaboración de un Plan de Uso y Gestión del Parque Histórico del Buen Retiro, con participación de los agentes sociales de la ciudad. Es urgente la realización de estudios y de medidas que corrijan la situación actual, que los abajo firmantes valoran como la peor de los últimos años.

Por último, invitan a aquellas entidades vecinales y colectivos ciudadanos interesados en estos objetivos, a su participación en la Plataforma en Defensa del Retiro.

Notas

[1] Agrupación Socialista de Retiro, CCOO, UGT, Ecologistas en Acción, Los Verdes de Madrid, PSOE, IU