El jueves 18 de mayo, la Comunidad de Madrid derogó el Decreto de sequía y el martes 23 licitaba la construcción de dos campos de golf en Alcalá de Henares. La empresa Natura Alcalá 21, dependiente de la Consejería de Economía e Innovación Tecnológica ha licitado la construcción de dos campos de golf de 18 hoyos en la finca El Encín. Una extensión de 163 hectáreas que serán arrebatadas a la investigación agroalimentaria y medioambiental que se viene desarrollando desde hace décadas en ese lugar. El consumo de agua de un campo de golf de 18 hoyos es de unos 10.000 metros cúbicos por hectárea. Por tanto los dos campos de golf de Alcalá de Henares consumirán alrededor de 1.630.000 metros cúbicos, o lon que es lo mismo 1,6 hectómetros cúbicos. El agua equivalente a lo que consume una población de 20.000 habitantes.

La ciudad de Alcalá de Henares presenta importantes problemas de gestión y abastecimiento de agua. Esta ciudad se abastece del embalse de Beleña, en Guadalajara. La pérdida en redes en la ciudad, según el Canal de Isabel II, es del orden del 50%, de las más altas de España. A pesar de todo, el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid han decidido seguir malgastando agua construyendo dos campos de golf en terrenos públicos propiedad de la Consejería de Economía e Innovación Tecnológica.

Ecologistas en Acción considera que la construcción de estos campos de golf es un ejemplo más de la irresponsable gestión del agua que desarrolla el Gobierno de Esperanza Aguirre. “Mientras exige al Ministerio de Medio Ambiente más agua, la Presidenta, la despilfarra en proyectos caprichosos”. Aunque la Comunidad de Madrid asegure que los campos de golf se regarán con agua reciclada, no supone garantía de ahorro. El agua reciclada debería utilizarse para sustituir el uso de agua potable que se usa en actividades ya consolidadas como el baldeo de calles y riego de parques y jardines, no despilfarrarla regando campos de golf. Esta es la única forma de ahorrar realmente.

Pero además la construcción de estos campos de golf va en contra del Plan General vigente en Alcalá de Henares que prohíbe la construcción de este tipo de instalaciones en El Encín, precisamente por ser incompatibles con la conservación de sus valores agrológicos. Los campos de golf tampoco se han sometido al procedimiento de evaluación de impacto ambiental, algo a lo que obliga la Ley de Evaluación de Impacto de la Comunidad de Madrid. Sin
estos dos requisitos no puede iniciarse ni aprobarse ninguna obra. A pesar de ello, las obras se iniciarán en cuatro meses.

Ecologistas en Acción lamenta que la Comunidad de Madrid en lugar de fomentar una cultura de consumo de agua esponsable se dedique a despilfarrar el agua que con gran esfuerzo ceden otras Comunidades Autónomas. Todo ello,
además, con el agravante de actuar en contra de la legalidad urbanística y ambiental.