Actualmente en la Comunidad de Madrid existen 30 campos de golf, pero esperando su aprobación hay 28 más. Además, otros tres tienen prevista su ampliación, a pesar de que el consumo de agua de un campo de golf de 18 hoyos es equivalente a una ciudad de 10.000 habitantes. Ecologistas en Acción considera que es necesario poner freno a la construcción de nuevos campos de golf en Madrid.

En Madrid existe actualmente 30 campos de golf, la mayoría de ellos son de 18 hoyos, aunque también hay de 36 y de 9. Al menos 8 de estas instalaciones se encuentran en la capital y está aprobado la construcción del que hará el número 9. La superficie media de un campo de golf de 18 hoyos es de 60 hectáreas (equivalente a la mitad del parque de El Retiro), los 30 campos de golf, por tanto, ocupan una superficie aproximada de 1.800 hectáreas (la misma superficie que la Casa de Campo de Madrid). El consumo medio de agua de un campo de golf de 18 hoyos es de 10.000 metros cúbicos por hectárea y año. Esto supone que al año los campos de golf se “beben” 18.000.000 metros cúbicos de agua, es decir, 18 hectómetros cúbicos. Este volumen de agua equivale al consumo anual de una ciudad de unos 150.000-200.000 habitantes.

Estas cifras se incrementarán casi al doble, en caso de que se aprueben los 28 campos previstos. De esta forma se consumiría el agua de una ciudad de medio millón de personas y se ocuparía una superficie de más de 3.000 hectáreas (superficie similar a la del municipio de Navacerrada). A esto hay que añadir que para que los campos de golf sean rentables deben ir asociados a importantes promociones urbanísticas con lo que la ocupación del territorio y el consumo de agua acaba incrementándose aún más.
La mayoría de los campos de golf en Madrid tienen pozo y extraen el agua del acuífero detrítico de Madrid, la reserva de agua más importante de la Región. Sólo el 30% (9 campos de golf) riega con agua procedente de depuradora. Esta opción tampoco es solución ya que el agua reciclada que se usa para regar estas instalaciones se detrae para otros usos consolidados como el riego de parques y jardines y el baldeo de calles.

Ecologistas en Acción considera que el incremento de campos de golf es insostenible para la Región. El impulso golfista afecta a municipios gobernados por la derecha y por la izquierda, del norte y del sur y se plantean sobre terrenos urbanos y protegidos, de propiedad privada y pública. Entre estos últimos cabe destacar el caso de la finca pública El Encín, en Alcalá de Henares. En este municipio el promotor es la propia Comunidad de Madrid, concretamente la Consejería de Economía e Innovación Tecnológica y se trata del único caso en toda Europa donde un Gobierno regional pretende transformar una finca puntera en investigación agroalimentaria y ambiental en un complejo de ocio y golf.

Otros casos podemos encontrar en Getafe, donde el Ayuntamiento pretende construir un campo de golf sobre suelo público, en esta ocasión en terrenos incluidos en un espacio protegido, el Parque Regional del Sureste. En Moralzarzal, aún se va más allá, se pretende transformar la dehesa municipal que está incluida en el catálogo de montes de Utilidad Pública (máxima figura de protección para un terreno forestal), en un campo de golf público. Incluso no se descarta su recalificación a suelo urbanizable.

En Aldea del Fresno se plantea la construcción de tres campos de golf en una finca privada pero, también sobre terrenos incluidos en un espacio protegido (la ZEPA Encinares de los río Cofio y Alberche) y en zona de campeo del águila imperial.
Otros municipios en los que se ha anunciado la construcción de hasta tres campos de golf son Brunete, donde se realizarán asociados a una urbanización exclusiva de lujo, o Valdemoro, igualmente asociado al futuro barrio de El Espartal.

En ocasiones se llega a situaciones tan paradójicas como la de Las Rozas, en este municipio el Ayuntamiento asegura que carece de suelo público para construir un nuevo cementerio. Por ello, lleva varios años intentando construirlo sobre suelo protegido. Sin embargo, en estos momentos se encuentra a información pública la construcción de un campo de golf de 18 hoyos sobre una superficie de 50 hectáreas en terrenos municipales.

Por otro lado, los municipios que están ampliando alguno de sus campos de golf son Villalbilla, San Sebastián de los Reyes y Majadahonda.

Ecologistas en Acción considera necesario que la Comunidad de Madrid no apruebe nuevos campos de golf hasta que no exista un Plan que defina la capacidad que tiene la región para seguir albergando este tipo de instalaciones. Es necesario que se impida que se sigan construyendo en lugares de valor ambiental o destinados a otros usos públicos (investigación, zonas verdes, etc) y que se elimine su vinculación a crecimientos urbanísticos.

Nota: Municipios que plantean la construcción de nuevos campos de golf son: Alcalá de Henares, Aldea del Fresno (3 campos de golf), Algete, Arroyomolinos, Brunete (3 campos de golf), Buitrago del Lozoya, Centralidad del Este (Madrid capital), Chapinería, Galapagar, Getafe, Guadarrama, Las Rozas, Miraflores de la Sierra, Moraleja de Enmedio, Moralzarzal, Móstoles (El Soto), Pozuelo de Alarcón (2 nuevos campos de golf), Puentesviejas, San Martín de Valdeiglesias, Serranillos del Valle, Soto del Real, Torrelodones, Valdemoro (3 campos de golf). (Los 3 municipios que plantean construir tres campos de golf, uno de ellos es de prácticas y al ser de menor extensión se han contabilizado como uno).