El 29 de octubre de 1976, un grupo heterogéneo de personas procedentes de los más diversos sitios, pero unidos en el objetivo común de la protección ambiental, se juntaron para dar origen a lo que inicialmente, se llamó AEDEN (Asociación de Estudio y Defensa de la Naturaleza).

Los había que venían de ADENA, quizás desencantados por el tono excesivamente oficialista. Los había procedentes de AEORMA, una de las asociaciones ecologistas pioneras en el territorio del Estado, los había procedentes de la izquierda no institucional y, en fin, de capas de la población ilusionados con la nueva situación y que veían la protección del medio ambiente como un lugar de trabajo donde realizar un esfuerzo tan rentable como ilusionado.

JPEG - 27.2 KB
Aepden 1976

Cuando se intenta legalizar AEDEN surgen los primeros problemas al no aceptar el Gobierno civil el nombre por parecerse demasiado al de Adena. Así que sobre la marcha se introduce una “P”, de protección, con lo que las siglas se transforman en AEPDEN (Asociación de Estudios y Protección de la Naturaleza).

Durante los años 1977 y 1978 Aepden desarrolla una actividad incansable que elevara el ecologismo en el Estado español a altos niveles de eficacia y de presencia pública. Gracias a una inteligente labor de prensa, cada campaña de Aepden llenaba las páginas de los medios de comunicación.

Así, se consiguió impedir la urbanización de los parajes de Gredos y Valcotos, Rascafría y Navafría, en la Sierra de Guadarrama. Se detuvo el proyecto de construir una carretera que atravesara las dunas costeras de Doñana para unir Huelva con Cádiz; se apoyó de forma decisiva la campaña para que se declarara el Parque Natural de Monfragüe; se consiguió que se vedara indefinidamente la caza del urogallo; se impidió que se destruyera gran parte del bosque de Valsaín (Segovia) con la construcción de un embalse,…

Todo ello repercutió en la aparición de numerosos grupos ecologistas. En medio de esa ebullición asociativa Aepden toma la iniciativa y convoca una reunión de todos los grupos de cuya existencia se tenía noticia para crear una coordinadora. La reunión se celebra en junio de 1977 en la localidad segoviana de La Granja, en pleno bosque de Valsaín. Allí se aprobó el nacimiento de la Federación del Movimiento Ecologista fijándose su constitución para octubre de ese mismo año en la localidad de Cercedilla (Madrid) en la Sierra de Guadarrama.

A Cercedilla asistieron, además de grupos ecologistas, una variopinta representación de grupos y personas de todo tipo de tendencias, ideologías y movimientos. Aunque finalmente se aprobaron unos estatutos de coordinación y se declaró constituida la Federación, quedó claro que era imposible actuar eficazmente con un espectro de miembros tan diverso. La secretaría de la Federación pasó de Aepden a los grupos catalanes (Depana, Canc, Colectivo Userda y otros) que durante diez meses desarrolló una escasa actividad, hasta el punto que al cumplirse el plazo fijado para la convocatoria de una nueva reunión no haba dado señales de vida.

A la vista de ello, Aepden volvió a tomar la iniciativa y convocó a todos los grupos a una nueva reunión, que se celebró en la localidad manchega de Daimiel en julio de 1978. En dicha reunión se aprueba el llamado Manifiesto de Daimiel. Así mismo se constituye la Coordinadora para la Defensa de las Aves (Coda).

En octubre de 1978 Aepden asistió al VIII Congreso de la Federación Internacional de Amigos de la Tierra, en Frankfurt (Alemania), formalizando su integración en la federación internacional y asumiendo el compromiso de informar a los restantes grupos del Estado español con la intención de crear una federación. Este compromiso se vio cumplido en abril de 1979, en Navacerrada, donde se funda la Federación de Amigos de la Tierra de los Pueblos de España (FAT).

En 1980 y 1981 tanto la Coda, como la Fat y la Cean (Coordinadora Estatal Antinuclear, creada en Soria en mayo de 1977) desarrollan una intensa labor en las que participa activamente Aepden. En 1982 la llegada al poder del PSOE supone un abandono de cuadros del movimiento ecologista y la falsa esperanza de un cambio en la política ambiental y social. Al contrario de lo que cabía esperar el movimiento ecologista, al igual que los restantes movimientos, entra en una fase de descoordinación y debilitamiento. Esta situación afecta también a Aepden, que se mantiene bajo mínimos hasta 1983. Es en dicho año cuando se ve la imperiosa necesidad de establecer de nuevo una coordinación estatal estable y se convoca una reunión en El Escorial (Madrid) de la que surge la Coordinadora Asamblearia del Movimiento Ecologista (CAME).

JPEG - 32.2 KB
Aedenat 1985

En abril de 1985 Aepden sufre una escisión de un grupo de personas que no estaba de acuerdo con un planteamiento más social y de estrecha colaboración con otros movimientos populares y reivindicativos, como la Comisión AntiOTAN. Una de las consecuencias de dicha división fue el cambio de nombre a AEDENAT (Asociación Ecologista de Defensa de la Naturaleza). A partir de ese momento AEDENAT apuesta por la coordinación del movimiento ecologista en el marco de la CAME, organizando en 1986 su III Asamblea en Colmenar Viejo (Madrid). Pero la diversidad de los grupos hace imposible una coordinación eficaz, por lo que, junto con otros grupos con los que se venia coincidiendo durante los últimos años en diferentes reuniones ecologistas, de la CEAN sobre todo, y con los que se tenían afinidades e identidad de criterios se crea en primavera en La Rioja la Federación de Organizaciones Ecologistas (FOE). Es también en 1988 cuando el Colectivo Ecologista Independiente Acción Verde, de Priego y Caizares (Cuenca), se integra en AEDENAT. Y en junio de ese mismo año por iniciativa de AEDENAT y otros grupos se constituye la Comisión Pro Amazonia de España.

Dos años después la FOE por decisión de sus miembros se disuelve y decide trabajar en el seno de la Coda, que había sufrido también cambios significativos y se constituía en la coordinadora estatal más amplia en número de grupos.

A nivel internacional la actividad de AEDENAT se consolida en 1990 integrándose en la Red de Acción del Clima, con sede en Bruselas, y en la Federación Europea para el Transporte y el Medio Ambiente (T&E). En diciembre del mismo año la Oficina Europea del Medio Ambiente acepta la incorporación de AEDENAT como miembro de pleno derecho.

Durante 1993, AEDENAT refuerza su organización con la incorporación de nuevos grupos, como la eficaz y veterana Asociación Ecologista de La Rioja (ERA), y consolida su actividad internacional participando en campañas con otras organizaciones europeas, muestra de ello es la petición europea a favor del clima coordinada con la federación alemana DNR, la campaña sobre Fondos Estructurales que se realiza con WWF International, o un estudio sobre la lluvia ácida en el Estado español que AEDENAT elabora gracias a la ayuda de The Swedish NGO Secretariat on Acid Rain,…). Es también en 1993, cuando AEDENAT inicia los contactos y la organización de los actos de contestación a la Asamblea del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional que se celebraron en Madrid en octubre de 1994, organizandose el “Foro 50 años bastan” y dotandose de una herramienta de comunicación telemática Nodo 50, que en aquellos tiempos era una BBS (Bulletin Board System). En el año 1996 se dio el salto a Internet y se convirtió en proveedor de acceso.

Durante 1995, continua con su política internacional, llevando a cabo un Foro paralelo a la celebración de la presidencia española en la UE. Y junto con Stichting Natuur en Milieu, una asociación holandesa, promueve un Seminario Europeo sobre el Acceso a la Información Medioambiental.

En 1996 inicia un interesante movimiento en el seno de la Coda tendente a lograr un mayor grado de unidad del movimiento ecologista, que supere la mera coordinación que había existido hasta entonces. Las experiencias de AEDENAT a nivel estatal, demostraban que era imprescindible un proceso de unidad organizativa para superar la enorme atomización del movimiento ecologista, aumentar así su eficacia y lograr una imagen común ante la opinión pública.

Después de dos años de debates, el 5 y 6 de diciembre de 1998, tuvo lugar en Madrid el Congreso Constituyente de Ecologistas en Acción con la asistencia de más de doscientos representantes de 63 grupos y federaciones de 16 Comunidades Autónomas.

Recopilado por José Luis García Cano