Ecologistas en Acción ha denunciado las irregularidades que se cometen en la gestión de los residuos sólidos urbanos en la Región de Murcia. Se ha realizado un seguimiento en la planta de tratamiento de Ulea, perteneciente al consorcio que agrupa a unos 35 Ayuntamientos (de los 45 que tiene la comunidad autónoma) y en la planta y vertedero de Cañada Hermosa, del Ayuntamiento de Murcia, comprobando el caos existente en ambas instalaciones, donde no se separa residuo alguno. Una de las funciones de estas plantas es la de separar parte de los residuos que depositamos en el contenedor de basura normal, o sea, la que no se separa. Pero los hechos son todavía más graves cuando se ha detectado que residuos procedentes de la separación, esto es del contenedor azul (papel) y el amarillo (envases), también han sido mezclados son el resto de basuras que se sepultan el vertedero. Como colofón a todo este desbarajuste, se han detectado también la descarga de numerosos residuos industriales, hospitalarios, tóxicos y peligrosos en el vertedero de Murcia, que está diseñado y autorizado para recibir solamente residuos urbanos, por lo que se trata de una clara ilegalidad.

Ecologistas en Acción ha filmado y fotografiado las citadas irregularidades durante los últimos meses, entre ellas, cómo varios camiones vierten residuos hospitalarios en el vertedero municipal de Cañada Hermosa (Murcia) y cómo otros camiones que entran en la planta de reciclaje de Ulea para verter basura que acto seguido otros camiones trasladan sin ningún tratamiento hacia el citado vertedero.

La filmación de vídeo muestra además cómo entran al vertedero de Cañada Hermosa camiones de transferencia que, en teoría, son los que deberían transportar la basura desde los municipios a la planta de tratamiento de Ulea.

Ecologistas en Acción ha llevado recientemente el caso de Ulea al juzgado de instrucción número 3 de Cieza por un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente por la fuga de lixiviados al entorno natural, así como por estafa a los ciudadanos por cobrar un canon de reciclaje que en la práctica no se efectúa. La Planta de Ulea, abierta en 2002, se creó para tratar la basura urbana de 35 municipios, con una inversión de 18 millones de euros, pero desde su inauguración no se separa la basura, sino que según entra vuelve a salir con destino al vertedero de Cañada Hermosa.

Las imágenes muestran cómo se coloca compost en los camiones que vuelven a salir de la planta para evitar así los controles.

También pueden verse en las instantáneas líquidos de materia de fermentación de las balsas de residuos que llegan a una rambla próxima, lo que ya había sido observado por una inspección del Seprona en enero del año pasado.

La empresa Cespa-Ferrovial, que gestiona la Planta de Ulea y el vertedero de Cañada Hermosa ha pedido a la Dirección de Calidad Ambiental que le permita incrementar la tipología de residuos y la capacidad de almacenaje de este último, ya que solo tienen autorización para 130.000 toneladas y actualmente entran al año 260.000, lo que demuestra que actualmente se infringe la normativa de residuos. Solicitud ante la cual Ecologistas en Acción ya ha presentado su disconformidad ante la Dirección General de Calidad Ambiental.

Ante esta situación, Ecologistas en Acción considera que el Consejero de Industria y Medio Ambiente, Benito Mercader, es el actual responsable de la cótica situación que vive la gestión de las basuras en esta región. Para colmo, ahora se pretende solucionar el problema de los residuos en la Región de Murcia con una gran incineradora. El Consejero anunció recientemente que optaría por este obsoleto y contaminante sistema de eliminación de residuos, tras realizar un viaje con directivos de la empresa Cespa para visitar las instalaciones de la incineradora de Burdeos en Francia.

La Planta de Ulea ha recibido también una sanción administrativa por parte de la Inspección de Trabajo, donde se observan infracciones graves en cuanto a seguridad y salud de los trabajadores, apreciadas en su grado máximo, sancionadas con 42.000 euros.

Ecologistas en Acción, que llevará ante el Fiscal las fotografías y videos que prueban estas irregularidades, insta a los Ayuntamientos de los municipios afectados y al Consejero de Industria y Medio Ambiente, a que obliguen a las empresas gestoras de residuos a cumplir con la normativa vigente y que no se continúe con una situación de ilegalidad y engaño a la ciudadanía, al estar pidiéndole un esfuerzo en la separación de sus basuras, para que finalmente estas acaben enterradas en un vertedero. Además esta situación, supone también una estafa, al cobrarnos en el recibo de la basura, un servicio que posteriormente no se realiza.