Ecologistas en Acción ha aprovechado la ampliación del plazo de la fase de consultas del proyecto de la modificación nº 3 del recrecimiento del
embalse de Yesa para solicitar una moratoria en la construcción y tramite
del mismo hasta la aprobación del Plan de Demarcación de la Cuenca del
Ebro y el estudio objetivo y con garantías de los riesgos geológicos y
sísmicos derivados de su construcción y gestión.

Además, para Ecologistas en Acción la documentación facilitada por el
Ministerio de Medio Ambiente no justifica su pretensión de evitar una
nueva Evaluación de Impacto Ambiental en el proyecto, tal como afirmó en Huesca el Secretario General para el Territorio y la Biodiversidad,
Antonio Serrano. Por ello, la organización ecologista ha solicitado que de
seguir adelante con este proyecto, debe someterse de nuevo a este
procedimiento.

Los estudios realizados no analizan aspectos importantes sobre el impacto que la obra va a producir sobre la biodiversidad y espacios naturales de la zona, recogidos en la Directiva Marco del Agua y en la normativa ambiental que se ha aprobado con posterioridad a la Declaración de Impacto Ambiental del anterior proyecto. Algunos de estos aspectos son de gran importancia como el método de dotación de un régimen de caudales y la compatibilidad con los planes de recuperación de especies amenazadas aprobados por los gobiernos de Navarra y Aragón. Por ello, Ecologistas en Acción considera necesario, y así lo ha pedido al Ministerio de Medio Ambiente, la paralización de las obras y tramitación del proyecto hasta que se apruebe el Plan de Demarcación de la cuenca del Ebro.

Por otro lado, el que se esté demostrando en la práctica lo que apuntaban algunos técnicos sobre la peligrosidad que entraña la construcción de este embalse, unido al enorme secretismo y manipulación de la Confederación Hidrográfica del Ebro en un tema de esta importancia, es otra de las causas que por si sola merece el abandono del proyecto.

A juicio de Ecologistas en Acción el objetivo del proceso abierto por el
Ministerio no es comparar el impacto de la presente modificación con el
proyecto ya aprobado, si no evaluarla con la nueva normativa de aguas,
espacios naturales, biodiversidad, impacto ambiental, protección civil y
participación pública que se ha aprobado desde la anterior Declaración de Impacto (año 99), incluso desde la redacción del estudio de impacto (año 93).

Desde esa fecha se han aprobado más de 40 leyes y decretos importantes de ámbitos estatal, navarro y aragonés, que pueden tener su incidencia sobre el proyecto de recrecimiento de Yesa. Y en esta cuestión es donde suspende el Ministerio de Medio Ambiente si pretende seguir adelante sin un nuevo proceso de Evaluación de Impacto Ambiental.