El Defensor del Pueblo Andaluz insta a Medio Ambiente a dar respuesta a requerimientos formulados desde el año pasado sobre la modificación de la vereda Salto de la Trocha en la Sierra Morena de Sevilla, denunciada por “favorecer intereses de dos familias populares”.

La oficina del Defensor del Pueblo Andaluz que coordina Jesús Maeztu ha lamentado esta semana “la falta de respuesta” de la Junta de Andalucía a los requerimientos relativos al expediente de cambio de trazado de la vereda Salto de la Trocha en la provincia de Sevilla, que la dirección de Vías Pecuarias llevó a cabo entre Castilblanco y Almadén.

El tramo modificado afecta a dos fincas que tradicionalmente han venido ocupando este camino público que siguen los peregrinos del Camino de Santiago por la Vía de la Plata en la Sierra Morena de Sevilla, forzándoles a caminar sobre el asfalto de la carretera que une Castilblanco con Almadén. Este cambio con un presupuesto estimado de 300 mil euros que asume la Junta, y cuyas obras arrancaron el pasado 14 de marzo, ha sido ampliamente contestado desde 2014, y está pendiente aún de un recurso ecologista en el Tribunal Supremo.

El documento del Defensor, remitido a la Plataforma Ibérica por los Caminos Públicos, cita una resolución formulada el 29 de septiembre de 2017 a la Viceconsejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio. “Dado el tiempo transcurrido sin que se haya dado respuesta a nuestras peticiones”, explicita el Defensor del Pueblo Andaluz, a fecha 10 de abril de 2018 “remitimos un nuevo escrito al citado organismo recordándole la necesidad de dar respuesta a la resolución formulada”, lamenta.

La notificación afea a la Consejería de Medio Ambiente por desatender los requerimientos sobre este controvertido expediente que colectivos ecologistas, historiadores, clubes deportivos y asociaciones diversas pugnan por dejar en suspenso. No en vano más de 200 personas de 40 colectivos andaluces protagonizaron una marcha el pasado domingo 8 de abril en la Sierra Morena de Sevilla reclamando el trazado original, un corredor ecológico con valores históricos, etnográficos y de biodiversidad en la serranía.

La modificación se llevó a cabo entre 2009 y 2014 a instancias del ex alcalde socialista y actual delegado territorial de Agricultura en Sevilla, Segundo Benítez, en un proceso que los colectivos sociales coincidieron en calificar de “opaco y carente de garantías”. No pasó por el Pleno del Ayuntamiento, ni el acuerdo con los propietarios de las fincas que ocupaban la vereda ha sido publicado hasta la fecha.

No fue hasta 2014 cuando el expediente resuelto favorablemente por Medio Ambiente apareció en el BOJA y Ecologistas en Acción tuvo conocimiento de la aprobación de la modificación del trazado que el equipo de Gobierno socialista de Castilblanco basaba en una petición supuestamente de la asociación Amigos del Camino de Santiago por la Vía de la Plata, algo que esta misma entidad desmintió inmediatamente al tener conocimiento del uso instrumental que el PSOE de Castilblanco hizo de su asociación.

Los agentes sociales exigen Medio Ambiente que revierta “inmediatamente el cambio de trazado del Salto de la Trocha y se siente a negociar con los agentes sociales los plazos para hacer efectiva cuanto antes la reapertura, adecuación y señalización de esta vereda en su trazado original, como le insta el Defensor del Pueblo Andaluz en su último informe”.

El informe sobre la situación de las vías pecuarias en Andalucía publicado a finales de 2017, el Defensor insta a la Junta de Andalucía a «iniciar los trámites legales para modificar el trazado de la vía pecuaria del Salto de la Trocha a fin de dar respuesta, en la medida de lo posible, a las asociaciones que se han opuesto a un cambio de trazado». Además la oficina del Defensor del Pueblo Andaluz resuelve en su dictamen que todas las vías «deben tener un uso público y la lógica es que su trazado responda a las demandas de las personas interesadas en su utilización».