El informe filtrado hoy por algunos medios de comunicación, realizado por la consultora Pöyry, es un análisis de coste beneficio del tramo STEP (la parte del MidCat que atraviesa de España a Francia) y fue encargado por la Comisión Europea como un estudio independiente ante las discrepancias surgidas entre las diferentes compañías de gas. La publicación del informe se ha ido retrasando, probablemente por la resistencia de los promotores del proyecto. Ya existían rumores de que el informe no resultaba muy favorable a la construcción del gasoducto. Aunque no ha sido oficialmente publicado aún, la filtración del informe confirma dichos rumores.

El gasoducto ha sido fuertemente promovido por el Gobierno español, por la empresa española Enagás y por el comisario europeo de Acción por el Clima y Energía Miguel Arias Cañete. Sin embargo ha recibido críticas por parte del regulador francés y de la compañía francesa GRTGaz (propiedad de ENGIE). El informe demuestra que el gasoducto solo sería económicamente viable si se diera un conjunto de condiciones que las personas expertas creen absolutamente improbables (como una situación de mercado muy ajustada del Gas Natural Licuado provocada por una caída drástica del suministro de gas desde Argelia). El informe demuestra que no habrá flujo de gas desde España a Francia a través del gasoducto y que la construcción del mismo no aportará ninguna resiliencia adicional al sistema gasista europeo en ninguna de las hipotéticas situaciones de estrés ensayadas en el estudio.

El comisario Arias Cañete, el Gobierno español y Enagás han defendido hasta la saciedad que España, a través del MidCat, se convertiría en un garante de la seguridad energética en la Unión Europea, dado que España gracias a sus regasificadoras contribuiría a diversificar las fuentes de importación de gas en la región y a independizar a Europa del gas ruso. Este estudio les desmiente de plano. Si, como dice este documento, no se preveen flujos desde España hacia Francia, o el comisario europeo, el Gobierno español y Enagás están muy mal asesorados o existen intereses que no están revelando. Es importante recordar que este gasoducto ha recibido recientemente el respaldo europeo al ser incluído en la lista de Proyectos de Interés Común (PIC). La condición de PIC le garantiza el acceso a financiación pública europea y a unos trámites agilizados. Si las condiciones para otorgarle este estatus no se cumplen cabe preguntarse si existen otros proyectos en la lista PIC en la misma situación y si la política energética europea en general está respondiendo al interés común o a otras motivaciones.

A la vista de las conclusiones de este informe, a Francia no le interesa el proyecto y podría desvincularse del mismo. Teniendo en cuenta que dos terceras partes del coste del MidCat son para tramos en territorio francés, si el país vecino se desvincula, ¿quien pagará esas obras? ¿Repercutirá nuevamente el coste en la ciudadanía a través de la factura del gas, tal y como está ya pasando con el almacén Castor?

Una política energética europea que se apoye en los combustibles fósiles nos continuará alejando del cumplimiento de los objetivos climáticos de París.


Documento confidencial

Análisis coste-beneficio elaborado por Pöyry sobre el proyecto MidCat-STEP por encargo de la Comisión Europea – Resumen realizado por Amis de la Terre Francia y Friends of the Earth Europa

Contexto:

La lista de proyectos de interés común (PIC) de la Unión Europea es conocida por su controvertido número de proyectos de gas, que son incompatibles con los objetivos de la UE en materia de cambio climático – Algunos de estos proyectos atraen la atención de sectores específicos, como por ejemplo, el gasoducto MidCat/STEP entre Francia y España, promovido intensivamente por el Sr. Arias Cañete y la industria española, aunque suscitó serias reticencias por parte de Francia → Para adoptar una decisión neutral, la CE encargó a Pöyry, un consultor independiente un análisis coste-beneficio en 2016. El estudio todavía no se ha publicado debido a la resistencia de los promotores del proyecto.

Nos hemos hecho con el texto de la última versión: la 8ª versión del documento

La Comisión Europea denegó recientemente la solicitud presentada por el diputado al Parlamento Europeo, Sr. Rivasi, de acceder al documento, alegando el delicado interés económico que reviste el estudio y solicitando, por tanto, la aprobación de los promotores del proyecto: No ha habido ninguna reacción desde el 22 de marzo.

Principales conclusiones del estudio: 

Pöyry ha elaborado hipótesis diferentes, sobre la base de dos hipótesis de referencia que figuran en el Plan decenal de desarrollo de la red para 2017 (TYNDP 2017) de la Red Europea de Gestores de Redes de Transporte de Gas (ENTSOG): Revolución verde (baja demanda de gas) y Transición azul (alta demanda de gas). Tomando como base la hipótesis de la Revolución verde, Pöyry desarrolló diversas variaciones (Rev. verde / GNL+5; Rev. verde / GNL+5 / OIES Arg ; Rev. verde / GNL+10 / OIES Arg), que implican una fuerte elevación del precio del gas natural licuado con respecto al gas transportado por gasoducto y un descenso muy acusado del suministro de gas argelino. Sin embargo:

La hipótesis oficial utilizada por la Comisión Europea para la 3ª lista de PIC es la de la Revolución verde (la Transición azul, que prevé un gran aumento de la demanda de gas, fue considerada en general una hipótesis extrema y muy improbable)

Las variaciones de las hipótesis de la Revolución verde son todas muy extremas y no pueden darse a largo plazo y su justificación aparente es el deseo de hallar casos prácticos muy específicos (y francamente muy improbables) que pudieran dar cierta legitimidad al proyecto STEP. Podrían ocurrir, pero solo a corto plazo, lo que invalidaría los modelos creados por Pöyry, que abarcan un período de 20 años.

En este sentido, la hipótesis de la Revolución verde es el único modelo creíble para realizar un análisis coste-beneficio hasta 2040.

No se transportará gas de España a Francia (lo que contradice la solicitud y las reivindicaciones de Enagás) (págs. 34 y 75)

Aunque lo nieguen los promotores, STEP es solo un primer paso o una cortina de humo para desviar la atención de MidCat, un proyecto mucho más caro: “STEP no se ha creado para suministrar un nivel específico de capacidad, sino que se considera más bien la primera fase de MidCat, de mayor envergadura, que pretende ofrecer un aumento sustancial de capacidad transfronteriza entre Francia y España.” (pág. 34)

Según la hipótesis de la Revolución verde, el proyecto STEP no es rentable: su “relación coste-beneficio” es solo de 0,33. Pöyry concluye que “sobre la base de la hipótesis de la Revolución verde, el impacto de STEP en los costes de interrupción del servicio no es suficiente para alcanzar el nivel necesario de beneficios monetizados, sea cual sea la probabilidad de interrupción supuesta.” (pág. 94)

Impacto del proyecto STEP en las tarifas del gas: Pöyry observa una “falta de correlación entre las disparidades de precios y los flujos” entre España y Francia, y concluye que “no está claro que la capacidad adicional (es decir, STEP) reduciría las disparidades de precios” (pág. 26) e incluso es peor en el caso de Francia, dado que los precios del gas aumentarían en Francia como consecuencia de STEP” (pág. 79)

El estudio explica claramente que el proyecto STEP no tiene repercusión alguna en la seguridad del suministro en ambos países. Se han realizado numerosas pruebas de estrés, incluidos los casos de interrupción del suministro de gas procedente de diferentes países (en períodos muy improbables durante los meses invernales), de picos de demanda y de temperaturas históricas: “La inclusión de STEP en las situaciones de estrés analizadas no modificó de manera sustancial el impacto de dichas situaciones – es decir, STEP no aportó ningún beneficio adicional en esos casos. Los resultados de este análisis demuestran que, si bien las pruebas de estrés repercuten en el mercado europeo, el STEP no modifica el nivel de energía no suministrada ni los costes sistémicos resultantes.” (págs.11 y 12). Y lo mismo se aplica al indicador N-1 en relación con el cual Pöyry concluye que “el indicador N-1 para España ya es alto y STEP no aporta una mejora significativa porque su capacidad es limitada. (…) STEP no afecta al indicador N-1 para Francia al no existir capacidad garantizada de Sur a Norte.” (pág. 82)

Con la hipótesis de la Revolución verde (hipótesis oficial utilizada por la Comisión Europea para la 3ª lista de PIC), STEP se quedaría obsoleta y perdería dinero a partir de mediados de la década de 2030, es decir 10 años después de su puesta en servicio. (págs.75, 86, 117 y 118)

Conclusión de FoEE/Amis de la Terre:

  • El estudio de Pöyry confirma en gran medida la inutilidad del proyecto, lo que explica por qué sus promotores están bloqueando la publicación del documento: El proyecto no responde a ninguna necesidad real, no aumenta la seguridad energética (principal objetivo declarado de los proyectos de interés común), incrementa la factura de gas de los consumidores franceses y no reduce la de los consumidores españoles y corre el riesgo de convertirse en un activo obsoleto tan solo 10 años después de su construcción.
  • Únicamente pueden justificar el proyecto modelos totalmente improbables basados en una combinación poco realista de supuestos desconectados de la realidad.
  • El estudio de Pöyry confirma que STEP es solo un primer paso para justificar un proyecto de una envergadura mucho mayor (MidCat) que todo el mundo sabe que va a resultar demasiado costoso en comparación con los beneficios que reportaría (entre 3.000 y 4.000 millones de EUROS)
  • En términos más generales, el estudio de Pöyry confirma que el proyecto es meramente político y no está basado en pruebas científicas… que arroja serias dudas sobre los argumentos utilizados para justificar muchos otros proyectos de gas de interés común.
  • En solo cuatro años de existencia de la lista de PIC, se han asignado 1.500 millones de EUROS de los contribuyentes de la Unión Europea a los proyectos de gas de la lista de PIC.

MidCat: una canonada que no portarà gas cap a França

Es filtra un informe sobre MidCat que demostra que el gasoducte no respon a l’interès comú.

L’informe filtrat avui per alguns mitjans de comunicació, realitzat per la consultora Pöyry, és una anàlisi de cost benefici del tram STEP (la part del MidCat que travessa d’Espanya a França) i va ser encarregat per la Comissió Europea com un estudi independent davant les discrepàncies sorgides entre les diferents companyies de gas. La publicació de l’informe s’ha anat retardant, probablement per la resistència dels promotors del projecte. Ja existien rumors que l’informe no resultava molt favorable a la construcció del gasoducte. Encara que no ha estat oficialment publicat encara, la filtració de l’informe confirma aquests rumors.

El gasoducte ha estat fortament promogut pel Govern espanyol, per l’empresa espanyola Enagás i pel comissari europeu d’Acció pel Clima i Energia Miguel Arias Cañete. Tot i això ha rebut crítiques per part del regulador francès i de la companyia francesa GRTgaz (propietat de ENGIE). L’informe demostra que el gasoducte només seria econòmicament viable si es donés un conjunt de condicions que les persones expertes creuen absolutament improbables (com una situació de mercat molt ajustada del gas natural liquat provocada per una caiguda dràstica del subministrament de gas des d’Algèria). L’informe demostra que no hi haurà flux de gas des d’Espanya a França a través del gasoducte i que la construcció d’aquest no aportarà cap resiliència addicional al sistema gasista europeu en cap de les hipotètiques situacions d’estrès assajades en l’estudi.

El comissari Arias Cañete, el Govern espanyol i Enagás han defensat fins a la sacietat que Espanya, a través del MidCat, es convertiria en un garant de la seguretat energètica a la Unió Europea, atès que Espanya gràcies a les seus regasificadoras, contribuiria a diversificar les fonts de importació de gas a la regió i a independitzar a Europa del gas rus. Aquest estudi els desmenteix totalment. Si, com diu aquest document, no es preveuen fluxos des d’Espanya cap a França, o el comissari europeu, el Govern espanyol i Enagás estan molt mal assessorats o hi ha interessos que no s’estan revelant. És important recordar que aquest gasoducte ha rebut recentment el suport europeu en ser inclòs a la llista de Projectes d’Interès Comú (PIC). La condició de PIC li garanteix l’accés a finançament públic europeu i a uns tràmits agilitzats. Si les condicions per atorgar-li aquest estatut no es compleixen, hem de preguntar si hi ha altres projectes a la llista PIC en la mateixa situació i si la política energètica europea en general està responent a l’interès comú o a altres motivacions.

A la vista de les conclusions d’aquest informe, a França no li interessa el projecte i podria desvincular-se del mateix. Tenint en compte que dues terceres parts del cost del MidCat són per trams en territori francès, si el país veí es desvincula, qui pagarà aquestes obres? Repercutirà novament el cost en la ciutadania a través de la factura del gas, tal com està ja passant amb el magatzem Castor?

Una política energètica europea que es basi en l’ús dels combustibles fòssils ens continuarà allunyant del compliment dels objectius climàtics de París.