El futuro Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama está siendo ignorado, según
Ecologistas en Acción, por algunos ayuntamientos de la Sierra. La prueba de ello es que los nuevos avances de los planes urbanísticos ni siquiera mencionan que parte del territorio se encuentra incluido en la zona de estudio del Parque Nacional.

Mientras se elabora el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de la Sierra de
Guadarrama, algunos Ayuntamientos de la Sierra (Collado Mediano, Moralzarzal, Guadarrama, Cercedilla, Bustarviejo, diversos municipios del Valle de Lozoya, etc) están elaborando nuevos planeamientos urbanísticos como si el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) de la Sierra de Guadarrama no fuera con ellos.

Un PORN es una figura de ordenación que constituye por ley “un límite a otros instrumentos de ordenación territorial, cuyas determinaciones no podrán alterar o modificar sus disposiciones”. Además, “los instrumentos de ordenación territorial existentes que resulten contradictorios con un PORN deberán adaptarse a éste”, por lo que los avances de planes generales de ordenación urbana ahora en marcha en casi el 80% de los municipios implicados podrían ser modificados según dicta la ley estatal de conservación de espacios naturales (4/89). Incluso, según esta ley mientras dicha adaptación no tenga lugar “las determinaciones del PORN se aplicarán prevaleciendo sobre otros instrumentos de planificación existentes”.

A la vista de estas directrices, no se entiende por qué los ayuntamientos han encargado desde el
mes de septiembre de 2002, fecha en que se inició oficialmente la tramitación del PORN de la Sierra de Guadarrama, una planificación inevitablemente paralela a esta última figura. Las razones pueden ser varias, algunos ayuntamientos arrastran consigo desde hace años intentos de consumar una planificación para su municipio, como por ejemplo Collado-Mediano. Otros, sin embargo, como Moralzarzal, se lanzan a una nueva planificación apenas dos años después de aprobada definitivamente la anterior, en una carrera enloquecida por ganar más y más suelo urbanizable. Hay municipios como Cercedilla o Guadarrama, con planes más antiguos, que buscan nuevos suelos urbanizables cuando todavía no han agotado ni mucho menos los suelos aptos para urbanizar, a pesar de que sus planes tienen mayor antigüedad. En los cuatro municipios del valle del Lozoya, por otra parte, el inicio de las redacciones de los Planes Generales de Ordenación Urbanística (PGOU) arrancan de finales del 2003, con la fase de estudio del PORN ya en marcha desde hace un año. Lo preocupante, en todo caso, es que algunos de estos municipios, como Cercedilla o Moralzarzal no contemplan siquiera en su planificación su futura implicación con el Parque Nacional, ignorando en su documentación la orden autonómica antes mencionada.

Según Ecologistas en Acción, no sería extraño que algunos ayuntamientos busquen presionar
con su propia planificación la que devenga resultante del PORN, a pesar de que ésta no debe
adaptarse a aquellas, sino al contrario. Hay que constatar que, según datos analizados
procedentes de la propia consejería, existe el triple de municipios planificando su término
municipal después desde el año 2002 en la zona de la Sierra que aquellos con planificación
anterior a esta fecha. Si lo comparamos con el resto de la Comunidad de Madrid, la diferencia es destacable: sólo alrededor de un 16% de los municipios de la región comenzaron a revisar sus
PGOU desde antes del 2002.

Hay que tener en cuenta, además que durante la tramitación de un PORN “no podrán realizarse
actos que supongan una transformación sensible de la realidad física o biológica”. La
urbanización de espacios naturales aledaños a la sierra supone la mayor transformación
imaginable en el territorio, mucho más que una sequía o un incendio.

Por todo ello, Ecologistas en Acción pide a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del
Territorio que no apruebe ningún planeamiento que ponga en riesgo los valores de la sierra. Lo
que nos jugamos, en todo caso, es que el futuro Parque Nacional no se convierta en un reclamo
para vender pisos y chalets.