El Tribunal Supremo bloquea las pretensiones del Ayuntamiento de Aranjuez para construir 6.000 nuevas viviendas en terrenos protegidos, en la vega del río Tajo. Los colectivos ecologistas ARBA, Asociación Ecologista del Jarama El Soto, Ecologistas en Acción, GRAMA y Jarama Vivo consideran una gran noticia este fallo judicial, con el que se reconoce su oposición al proyecto.

Una sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo (TS) de septiembre de 2017, conocida recientemente, desestima los recursos interpuestos por el Ayuntamiento de Aranjuez y la promotora Las Cabezadas Aranjuez S.L. contra una sentencia anterior del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

Las Cabezadas Aranjuez S.L del Grupo Isolux, firmó un convenio urbanístico con el consistorio ribereño en 2004 y adenda en 2007, para la construcción de 5.989 viviendas , además de un canal de remo para la candidatura olímpica de Madrid 2012, en Las Cabezadas, al oeste del núcleo urbano de Aranjuez, en la orilla izquierda del río Tajo. Para construir sobre estos terrenos de 244 hectáreas (superficie similar a 244 campos de fútbol), protegidas por su importancia agrológica, era necesario cambiar la clasificación del suelo.

El Ayuntamiento de Aranjuez procedió a tramitar el cambio de las condiciones urbanísticas del suelo, mediante una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), para clasificarlo como suelo urbanizable. Pero la Dirección General de Evaluación Ambiental de la Comunidad de Madrid informó desfavorablemente a la modificación debido al alto valor agrológico del terreno. Estos suelos tienen la mayor capacidad agrológica de la Comunidad de Madrid, los cuales “se consideran un recurso de importancia nacional y deben preservarse para mantener la actividad agraria”. La Comunidad de Madrid daba por zanjado el desarrollo de Las Cabezadas.

Esta imposibilidad legal para modificar puntualmente el PGOU paralizaba por completo los planes del Ayuntamiento de Aranjuez y de las Cabezadas Aranjuez S.L, la cual había realizado pagos millonarios al primero para poner en marcha el convenio urbanístico.

Ante la inviabilidad de aprobar definitivamente el convenio urbanístico, las Cabezadas Aranjuez S.L demandó al Ayuntamiento de Aranjuez, exigiéndole el pago de las cantidades desembolsadas para el inicio de los trámites urbanísticos, además de reclamando al consistorio y a la Comunidad de Madrid responsabilidades de 313.482.331 euros. De la cuantía total reclamada, una primera sentencia del TSJM, en 2016, condenaba al consistorio al pago de 12,1 millones de euros, más 2,5 millones de intereses. Esta sentencia fue recurrida por el Ayuntamiento y por la promotora ante el TS. Por ello, ahora, se ha pronunciado el alto Tribunal.

El Ayuntamiento, en una huida hacia adelante, y para eludir las millonarias reclamaciones de la promotora- además de recurrir la sentencia del TSJM ante el TS- interpretó que a pesar de los informes contrarios de la Consejería de Medio Ambiente, ésta daba por aprobada la modificación puntual, al no haber publicado en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid tal desestimación. Por ello, el Ayuntamiento de Aranjuez publicó, por su cuenta, en febrero de 2017 la aprobación de la modificación del PGOU para urbanizar Las Cabezadas.

Este hecho motivó que los colectivos ecologistas ARBA, Asociación Ecologista del Jarama El Soto, Ecologistas en Acción, GRAMA y Jarama Vivo interpusieran un recurso de alzada que el Ayuntamiento nunca ha llegado a resolver. Hay que destacar que buena parte de la finca se encuentra en zona con riesgo de inundación y en la zona de flujo preferente del río Tajo, por lo que la normativa de aguas impide su urbanización. Por otro lado, la Comunidad de Madrid, en 2017, interpuso un recurso contencioso-administrativo ante el TSJM contra la publicación de la aprobación de la modificación puntual del PGOU por parte del consistorio. Aunque este recurso, aún no ha sido resuelto por el Tribunal, todo apunta que tras esta sentencia, fallará a favor de la Comunidad de Madrid, anulando la modificación puntual por la que se reclasifican los terrenos de Las Cabezadas.

Los colectivos ecologistas ARBA, Asociación Ecologista del Jarama El Soto, Ecologistas en Acción, GRAMA y Jarama Vivo celebran esta sentencia ya que imposibilita seguir justificando el desarrollo urbanístico Las Cabezadas y frena un operación especulativa en unos terrenos de gran valor agrológico en la vega del Tajo. No obstante, estos colectivos esperan que una nueva sentencia al recurso de la Comunidad de Madrid determine finalmente la imposibilidad de urbanización de Las Cabezadas.