Las cristaleras se han extendido como elemento constructivo en la arquitectura urbana moderna; paradas de autobús, pantallas acústicas, fachadas de edificios y paredes transparentes en instalaciones deportivas, particularmente pistas de pádel. Lo que puede resultar como una solución orientada al aprovechamiento térmico o como aplicación funcional, deriva en una trampa mortal para un amplio elenco de aves de pequeño y mediano tamaño que no advierten su presencia, interponiéndose en su camino, resolviéndose normalmente con su muerte instantánea por los fuertes golpes sufridos.

Reflectantes, y por tanto transparentes, los paneles de cristal reflejan el paisaje circundante. En el caso de las pistas de pádel – como los de la Ciudad Deportiva de Tomelloso – coinciden con espacios rodeados de vegetación, siendo interpretados por las aves como reales (cuando sólo es un reflejo), no advirtiendo la existencia de un muro, por lo que acaban chocando fatalmente, falleciendo por traumatismos, paradas cardiorrespiratorias y lesiones en los órganos internos. Pocas especies se libran pero hay que llamar la atención del impacto de estas instalaciones en una muy sensible y protegida como de “Interés Especial” en el Catálogo Nacional y Regional de Especies Amenazadas; el vencejo común.

Al no encontrarse próximo a ningún corredor ecológico, ni tampoco hallarse dentro de un espacio de la Red Natura, las pistas de pádel de la Ciudad Deportiva de Tomelloso no registran una alarmante mortalidad. No obstante, se producen colisiones de forma ocasional y la primavera es una época en la que se multiplica la presencia de aves con la incorporación de las poblaciones migradoras y el consiguiente aumento de la movilidad de la avifauna urbana.

Ecologistas en Acción-Ciudad Real apela a la sensibilidad del Ayuntamiento de Tomelloso para ejecutar unas sencillas medidas correctoras tendentes a minimizar este problema. La aplicación de rótulos de vinilo de colores que eliminen la transparencia de las cristaleras o, en su defecto, de adhesivos plásticos y adhesivos semitransparentes, o de reproducciones de siluetas negras de rapaces, evitan los reflejos, reduciendo la probabilidad de colisiones.

Verdecillo hembra yace inerte junto a una cristalera el pasado 18 de abril.