A pesar del auto de sobreseimiento, Ecologistas en Acción mantiene que la única causa de la contaminación por residuos de lindano del río Gallego en 2014 y 2015, fue la acumulación de errores, la negligencia y la incompetencia en el traslado de los residuos del vertedero de Bailín.

Las diferentes fases del traslado del vertedero han sido un cúmulo de errores y despropósitos; recuérdese la degradación de las láminas del nuevo vaso antes de ser utilizado, que a pesar de ser negada por la administración, obligó a una importante y costosa reparación.

En la actualidad nadie duda de las irregularidades cometidas en el traslado, que dieron lugar a una amplia e intensa contaminación del barranco de Bailín y de las aguas del río Gállego de las que se suministran varias poblaciones. Estos hechos fueron ampliamente documentados gráficamente por Ecologistas en Acción y comunicados al SEPRONA. Como consecuencia del atestado de la Guardia Civil (Equipo SEPRONA de Huesca) el Ministerio Fiscal y el Juzgado de Jaca imputaron a 14 personas consideradas con diferentes grados de responsabilidad en los hechos. No fue Ecologistas en Acción el que denunció a los 14 imputados, en contra de lo publicado en algunos medios. Esta organización se adhirió a la causa en calidad de acusación particular, consecuentemente con sus fines de defensa del medio ambiente.

Desgraciadamente, ninguna de las poblaciones directamente afectadas por la contaminación se implicó en la causa, por lo que el delito fue clasificado como “Leve: contra los recursos naturales y el medio ambiente” y por tanto no se pudo hacer referencia a los potenciales efectos sobre la salud humana. El Gobierno de Aragón se niega a realizar un procedimiento de Biomonitorización sobre la población potencialmente afectada, tal como recomiendan los expertos, que revelaría o descartaría afecciones a la salud por los residuos de HCH.

Resulta sorprendente que las personas que declararon graves actuaciones durante el traslado, ante los agentes del SEPRONA, posteriormente negasen esas declaraciones iniciales en sede judicial. No sabemos si la condición de trabajadores de las empresas participantes en las obras del traslado tiene algún efecto en esta controversia.

En contra de lo expuesto en el auto de sobreseimiento, la única causa de la contaminación de las aguas del Gállego fueron los flujos procedentes del barranco de Bailín, que tal como confirmó la CHE, aguas abajo del mismo se llegaron a detectar (8/9/2014) concentraciones de 38,8 microgramos por litro, cuando el límite para suspender el suministro se establece en 0,5. Así mismo los análisis de sedimentos en el barranco de Bailin en enero de 2015 superaban los 5000 microgramos por kilo después de haber realizado una exhaustiva limpieza de su cauce. El 13 de junio de 2015 tras unas lluvias se detectan, en el barranco, 528 microgramos por litro, cuando el máximo permitido era de 50. ¿Cómo puede afirmar la Sra. Juez que “no existen indicios de comisión de delito” en el auto de sobreseimiento?

Ecologistas en Acción tiene medios muy limitados para encabezar una acción contra el sobreseimiento y su condición de acusación particular hacía preveer las escasas posibilidades de que prosperase un potencial recurso. Esta asociación esperaba que tanto la Fiscalía como el Abogado del Estado hubieran recurrido, para posteriormente adherirse al recurso. Lo que desgraciadamente no ha sucedido.

A pesar de todo, queremos destacar la competencia, compromiso y dedicación que han demostrado los agentes del SEPRONA de la Guardia Civil de Huesca en el ejercicio de su profesión.