Tras la desprotección llevada a cabo por la Junta de Castilla y León al decretar la supresión del Refugio Regional de Fauna de El Espinar en octubre de 2017, la Comunidad de la Ciudad y Tierra de Segovia ha solicitado la creación de un coto de caza donde no se cazaba desde 1972, lo que pondrá en peligro a las especies que allí se refugiaban.

En noviembre de 1972, el Instituto Nacional para la Conservación de la Naturaleza, más conocido como ICONA, creó el Refugio de Caza de El Espinar. Según quedó recogido en el Boletín Oficial de Segovia del 24 de dicho mes, el refugio debía responder a una finalidad zoológica. Con el paso de los años, esta función de amparo a la fauna superó el ámbito de las especies cinegéticas, y el refugio se convirtió en morada de animales tan amenazados como los buitres negros, águilas imperiales o cigüeñas negras.

Gracias a ello, en Febrero de 1988 se declaró la Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) de El Espinar, actualmente incluida en la ZEPA y ZEC (Zona de Especial Conservación) de la Sierra de Guadarrama. Las ZEPA y los ZEC componen la Red Natura 2000, una red de territorios de alto valor ecológico que se extiende por toda la Unión Europea, protegiendo, bajo el amparo legal de las directivas europeas de Hábitats y Aves, de las malas prácticas medioambientales.

A estas figuras de protección habría que añadir, a partir del año 2010, el Parque Natural de la Sierra Norte de Guadarrama, que rodea por la vertiente castellanoleonesa al más famoso Parque Nacional de La Sierra de Guadarrama. Además, junto con el Real Sitio de San Ildefonso, la UNESCO nombró a El Espinar, Reserva de la Biosfera, un reconocimiento internacional a su riqueza natural que busca “armonizar la conservación de la diversidad biológica y cultural y el desarrollo económico y social a través de la relación de las personas con la naturaleza”.

A estas alturas, deberíamos suponer que la protección de estos terrenos, con tantos títulos a sus espaldas, estaría más que asegurada, pero no. En el BOCYL del 9 de octubre de 2017, bajo la excusa de que ya existe un Parque Natural y uno Nacional que protejan la biodiversidad de la zona, la Junta de Castilla y León suspendió la figura del Refugio Regional de Fauna de El Espinar.

Como muchos advertimos en aquel momento, éste era el primer paso para que se propusiese la creación de una serie de cotos cinegéticos en la zona anteriormente protegida. El pasado 26 de abril, este temor se hizo realidad, al aparecer, en el Boletín Oficial de la Provincia de Segovia, el Anuncio de Información Pública del Expediente del Procedimiento de Constitución del Coto de Caza SG10591 en El Espinar, dentro de los montes Cotera y Las Mesas, pertenecientes a la Mancomunidad de Ciudad y Tierra de Segovia.

Todo lo conseguido con una humilde figura de protección, de hace 40 años, como es el “Refugio Regional de Fauna”, se va a poner en riesgo con la excusa de que ahora hay figuras de protección mayores. Paradójicamente la creación del Parque Natural ha desprotegido la fauna. Algo que encaja, tristemente, con la visión mantenida desde la administración, de que dichas figuras son medallas que coleccionar, y no instrumentos al servicio de la conservación medioambiental.

Pero no sólo se perjudica a la fauna, también se pone en riesgo a aquellas personas que quieren disfrutar de la naturaleza sin amenazar la conservación del espacio natural. Hay una irresponsabilidad tremenda en el hecho de promover la naturaleza como reclamo y lugar de encuentro de diferentes actividades no agresivas y a la vez permitir una actividad, la caza, que se cobra al año decenas de muertos por armas de fuego. Las consecuencias de la política del “todo vale” pueden ser fatales, y si esto ocurre, los responsables serán quienes lo hayan permitido.

Esperemos que también tomen nota de este tipo de acciones los responsables del seguimiento de La Reserva de la Biosfera, puesto que la propuesta del coto difícilmente casa con la apuesta por hacer de la riqueza natural del territorio un polo de atracción sostenible con la defensa del territorio. Nadie quiere pasear por donde puede llevarse un tiro.

Por ello solicitamos a la Comunidad de Villa y Tierra de Segovia y a la Junta de Castilla y León que renuncien a la creación del coto y mantengan los terrenos como Refugio de Fauna.