• ‘Por una pesca sostenible’ es la nueva campaña con la que este verano la Diosa Maat, el velero de Ecologistas en Acción, recorrerá las aguas ibéricas del Atlántico.
  • El objetivo principal de esta campaña es dar visibilidad al problema de la sobrepesca, principalmente en aguas profundas, y ofrecer apoyo al sector pesquero artesanal.

La embarcación de Ecologistas en Acción vuelve a surcar los mares en defensa del medio ambiente. “Por una pesca sostenible nos vamos al Atlántico” es el lema que impulsa la campaña de 2018, con la que el velero Diosa Maat saldrá de Cádiz hacia Portugal, rodeará la costa atlántica y llegará hasta Santander.

Durante el próximo mes y medio el velero realizará paradas tanto en la costa portuguesa como en la española. Lagos, Lisboa, Vigo, Tapia, Avilés, San Vicente de la Barquera y Santander son los destinos donde la Diosa Maat hará de herramienta operativa, de soporte y difusión de múltiples actividades y protestas en relación a las amenazas medioambientales del entorno litoral o marítimo. Una campaña de ‘puerto a puerto’ con la que desarrollará lo que ya es un signo distintivo de la organización: actuar localmente para un cambio global.

Este año la temática central está dedicada a la sobrepesca. Desde Ecologistas en Acción queremos recordar que la legislación europea tiene marcado el año 2020 como fecha límite para acabar con la sobrepesca. A pesar de los avances que se han realizado, todavía más del 40 % de las poblaciones del Atlántico sufren sobrepesca. Y en especial queremos mencionar la problemática de los peces de aguas profundas puesto que sus límites de captura se deciden cada dos años, siendo este año, definitivo para acabar con su sobrepesca en el plazo fijado.

El itinerario realizará sus primeras paradas en la costa portuguesa donde se realizará una colaboración entre Ecologistas en Acción con ONGD locales. Durante este periodo, se abordarán problemáticas comunes a los dos países, como la sobrepesca y las prospecciones petrolíferas.

La segunda etapa de la campaña se ubicará en Galicia, donde se organizarán actividades relacionadas con la pesca y los problemas de la minería.

Los dos últimos tramos  de la travesía sucederán durante el mes de julio por las costas de Asturias y Cantabria. En estos puntos los eventos focalizarán algunas problemáticas locales, como la contaminación del aire, la minería, y, manteniendo la línea central, se harán encuentros y actividades para promover una pesca sostenible.

Como viene siendo habitual, el velero funcionará además como una plataforma de intercambio de voluntariado. Cada semana embarcará un nuevo grupo de personas voluntarias tanto de dentro como de fuera de Ecologistas en Acción.

El voluntariado se plantea como una forma de colaboración activa de la lucha ecologista. Decenas de personas participarán en talleres, jornadas, encuentros y acciones, así como en las tareas cotidianas de mantenimiento, navegación y manejo de redes sociales, con el añadido de vivir una experiencia en el mar. Marquesa H. D’Ascoli, coordinadora de la campaña ‘Por una pesca sostenible’ ha explicado: “Buscamos compartir y aprender, crear un proyecto vivo y cambiante que nos una y dé fuerza para enfrentar los problemas del mundo actual”.

Un barco con historia

El velero de Ecologistas en Acción fue cedido por la Audiencia Nacional a Ecologistas en Acción hace más de 10 años tras ser decomisado por tráfico de cocaína en una operación antidroga en las aguas de Cabo Verde. Desde entonces la embarcación ha sido plataforma de múltiples campañas como ‘Salvemos al Atún Rojo’, ‘Tiburones, el depredador convertido en presa’, ‘Por una costa sana y una pesca con futuro’, ‘En acción por la biodiversidad del Mediterráneo’ o ‘Azul oscuro, casi plástico’.

En su última campaña durante 2017, ‘El velero Diosa Maat en Acción’, Ecologistas en Acción abordó el futuro de Doñana tras el incendio del año pasado, los plásticos procedentes de los invernaderos abandonados de las costas de Granada y Almería, o la mala gestión de los residuos en Melilla (donde no hay control ni limpieza de los vertidos a los ríos). Asimismo dedicó buena parte de sus esfuerzos a la protección de la Patella ferruginea, una lapa en peligro de extinción, incluida desde 1999 en el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

Artículos relacionados