El acatamiento de las leyes y normas que regulan el normal funcionamiento de actividades o usos en  espacios y vías públicas, no exime de su obligado cumplimiento a las propias administraciones, mejor dicho, su labor ejemplarizante  debería ser la regla o norma fundamental; pero la obstinada realidad demuestra a menudo lo contrario, viéndose alterada  por distintos intereses.

La Ley 8/1998 de Vías Pecuarias de la Comunidad de Madrid, regula los diferentes usos y aprovechamientos, ya sean prohibidos o permitidos de tránsito u ocupación, por la  extensa red de  vías o calzadas repartidas por el territorio, que forman un patrimonio histórico único en Europa, cuya naturaleza jurídica recordemos, son bienes de dominio público y en consecuencia inalienables, imprescriptibles e inembargables.

La red de vías pecuarias en Aranjuez, está formada por distintas veredas de 28,8 m de anchura,  cuya situación actual en su mayor parte, han sido transformadas o mejor dicho usurpadas por el tráfico motorizado, debido al nulo interés de la administración autonómica en evitarlo y la local en reclamarlo.

Representan un valioso patrimonio natural y cultural, que estamos obligados a mantener y recuperar su integridad de los tramos ocupados, procurando su deslinde y amojonamiento para recreo y disfrute ciudadano, utilizando métodos de desplazamiento seguro, sostenible y saludable.

La Vereda de Colmenar, es muy usada para paseos, cicloturistas, senderistas, etc., una ganadera  de ovejas cercana lo utiliza de manera habitual, incluso grupos de anátidas  salvajes o semisalvajes como el pato azulón y las ocas, se solazan por la calzada.

Ambos usos, el prohibido y el autorizado, suponen un peligro considerable de accidentes  incluso mortales a la parte más débil, peatones y animales.

Un colegio próximo utiliza la vía en alguna ocasión, para hacer deporte a la carrera con niños y niñas.

No existe control de velocidad por parte de la policía local, situación ésta que aprovechan algunos (pocos) por el buen estado del asfalto, para utilizar la vía pecuaria como carretera  rápida, donde la limitación de 20 km/hora no se cumple en absoluto. En ningún caso, se podría alegar necesidad de la vereda para vehículos motorizados por carencia de alternativas, dado que, a los establecimientos existentes  de hostelería y camping, se puede acceder por el Paseo del Embarque.

En el interior de la vereda se encuentran varias edificaciones que no cumplen ninguno de los requisitos de utilidad pública citados en los art. 22-23, por lo que estaríamos  probablemente, ante una usurpación del dominio público

Existe un proyecto de paseo o senda fluvial a lo largo de la ribera del Tajo entre Puente Barcas – pasarela de El Castillo, que se encuentra paralizado y olvidado en el cajón de los justos, aunque el tramo que discurre por el Paseo de Chillones (M-305) ya esté operativo; quedando pendiente el resto ¿Por qué no actúa el gobierno municipal y consigue terminar el paseo?  ¿Cuánto tiempo seguiremos esperando?

Ecologistas en Acción, hace pocos días, dirigió una solicitud a la D.G. competente en materia de vías pecuarias de la CAM, para el cumplimiento de lo dispuesto en la normativa y de forma inmediata prohíba el tránsito en el tramo correspondiente de senda fluvial, y posteriormente  por toda la Vereda de Colmenar, de vehículos sin autorización. El trazado de esta vía,  coincide con la prolongación que falta al paseo fluvial, para concluir su  recorrido final.

Mediante este escrito el grupo ecologista, solicita del gobierno y plenario municipal, inicien los trámites administrativos ante la administración regional; así  mismo, prensa, asociaciones y ciudadanos en general, reclamen y apoyen esta iniciativa ante nuestros representantes, para conseguir de una vez por todas el deseado Paseo Fluvial del Tajo.   

 Nuestra propuesta a corto – medio plazo, pretende a su vez, la recuperación total de las vías pecuarias y  caminos públicos, su deslinde, catalogación, protección y salvaguarda, en cumplimiento de normas y leyes en vigor.

Los Paseos arbolados  de  los Sotos Históricos que forman nuestro Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad, debería eliminarse su asfaltado y circulación en la mayor  parte de los mismos, permitiendo o autorizando el trasiego de vehículos en aquellos paseos o calles absolutamente indispensables. Todos estos detalles y limitaciones relativas a la circulación, velocidad, estacionamiento de vehículos y actividad en general, deberían ser componente principal y figurar de manera destacada, en el futuro documento del  Plan de Gestión del Paisaje Cultural de Aranjuez, en proceso de elaboración.