• Un nuevo estudio europeo, con datos de 370.000 vehículos, muestra que incluso los vehículos diésel más modernos sobrepasan los límites de emisiones contaminantes. El estudio se basa en una nueva tecnología que utiliza la teledetección y análisis estadístico para medir las emisiones reales de vehículos de pasajeros en carretera.
  • Ecologistas en Acción pide una revisión de las etiquetas de la DGT que tenga en cuenta los datos aportados por este estudio.

El 6 de junio se lanzó un nuevo estudio del ICCT que analiza vehículos diésel en condiciones reales de conducción, basado en una técnica en la que no caben trampas y cuyas conclusiones son incontestables: incluso los vehículos diésel más modernos emiten cantidades de gases tóxicos muy por encima de lo permitido.

El test empleado utiliza un rayo de luz para analizar los gases del tubo de escape cuando el vehículo lo atraviesa y está ligado a un sistema de reconocimiento automático de matrículas que permite identificar marca y modelo. En total, se han utilizado datos de más de 370.000 vehículos, analizados en Francia, España, Suecia, Suiza y el Reino Unido.

Con los datos obtenidos se ha realizado una clasificación simple pero efectiva de vehículos según sus emisiones en condiciones reales. La clasificación distingue tres colores: verde, amarillo y rojo (bueno, regular y malo, respectivamente), para diferenciar los vehículos de la flota europea, tanto de forma individual y como por fabricantes. Son parte del proyecto TRUE (Emisiones Urbanas Reales, en sus siglas en inglés) y  los datos de todos los vehículos están disponibles en www.trueinitiative.org.

Los resultados del estudio confirman que las emisiones en condiciones reales de NOx son, por sistema, mucho más altas de lo permitido en el caso de los vehículos diésel, incluso en el caso de los más vehículos modernos (Euro 6). Los vehículos de gasolina quedan mejor retratados, y reciben una clasificación ‘buena’ o ‘regular’.

Los resultados más relevantes en relación a los vehículos Euro 6 diésel son los siguientes

  1. Cuatro fabricantes tuvieron una media de emisiones más de 12 veces por encima de los límites de la norma Euro 6. El grupo con más emisiones superó 18 veces los límites.
  2. Todos los modelos Euro 6 medidos superaron los límites de NOx en condiciones reales de conducción.
  3. Los vehículos diésel Euro 5 tuvieron resultados particularmente malos: todos tuvieron emisiones de NOx al menos dos veces por encima del límite y los peores tuvieron emisiones 18 veces por encima del límite.

A la vista de los resultados, Ecologistas en Acción considera que el estudio deja claro que las tarjetas de la DGT, que se basa precisamente en la norma Euro, no son una herramienta útil para luchar contra la contaminación del aire. Por tanto, solicita una revisión de las etiquetas para que se ajusten a las emisiones en condiciones reales de conducción.

María García, portavoz del área de contaminación de Ecologistas en Acción, ha declarado: “Las ciudades necesitan herramientas que permitan discriminar los vehículos más contaminantes en condiciones reales, no según los distintivos actuales de la DGT que siguen una norma que los diésel, en su mayoría, rebasan ampliamente”.

Nuria Blázquez, responsable de la campaña diésel de la organización ecologista, ha añadido: “La discriminación de los vehículos según sus emisiones en condiciones reales podría ser también una herramienta de fiscalidad que permita dirigir la compra hacia vehículos menos contaminantes”.