El TSJA admite a trámite las conclusiones finales de Ecologistas en Acción sobre la nulidad de la tramitación ambiental del nuevo PGOU de Morón de la Frontera.

La nulidad podría garantizar la protección urbanística de la Sierra de Esparteros frente a las explotaciones mineras.

El pasado 4 de junio, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha admitido a trámite las conclusiones finales de Ecologistas en Acción en su recurso dirigido contra la segunda aprobación provisional, de mayo de 2017, del nuevo PGOU de Morón de la Frontera. También están visto para sentencia otros dos recursos dirigidos contra la tramitación ambiental fraudulenta realizada por la Consejería de Medio Ambiente. El argumento jurídico principal se basa en la sentencia de octubre de 2015 del Tribunal Supremo que anuló el PGOU de Marbella, por considerar errónea e insuficiente la legislación ambiental andaluza que se había aplicado, ignorando la legislación europea y estatal en materia de Evaluación Ambiental Estratégica.

El equipo redactor de ese PGOU de Marbella, Territorio y Ciudad, es el mismo que el del nuevo PGOU de Morón, liderado por el Sr. González Fustegueras, que tampoco inició la tramitación de la obligada Evaluación Ambiental Estratégica. La Consejería de Medio Ambiente, para intentar burlar la jurisprudencia del Tribunal Supremo reconvirtió de manera fraudulenta la tramitación ambiental del PGOU de Morón, mediante un simple cambio de nombre, llamando Evaluación Ambiental Estratégica a la tramitación defectuosa realizada hasta entonces, pero continuando con el incumplimiento de la legislación europea y estatal.

Asimismo, está en su fase final el recurso-iniciado en enero de 2014 también ante el TSJA- contra la prórroga minera otorgada por 30 años a la explotación minera SIDEMOSA, que destruye la Sierra de Esparteros desde 1966. Con las acciones judiciales emprendidas, Ecologistas en Acción pretende conseguir una definitiva protección urbanística de la Sierra de Esparteros, y un mayor grado de garantías ambientales en el nuevo PGOU de Morón.

En diciembre de 2012 la cantera SIDEMOSA quedó paralizada porque cumplió su plazo legal de vigencia. La empresa tramitaba la prórroga por otros 30 años más, hasta 2042, con un proyecto que implicaba la destrucción completa del perfil de la Sierra. En abril de 2013 el Alcalde de Morón de la Frontera, a sabiendas de sus consecuencias, ocultó un informe del arquitecto municipal que certificaba que el PGOU vigente prohíbe cualquier actividad minera en ese paraje natural, y por tanto, prohíbe la autorización de esa prórroga. La ocultación de ese informe de incompatibilidad urbanística dejó vía libre a la Junta de Andalucía para que en febrero de 2014 autorizara la prórroga, permitiendo además la profundización de la cantera hacia el acuífero que hay debajo de la Sierra, que suministra agua potable a Morón.

En abril de 2014 la cantera SIDEMOSA reanudó la destrucción de la Sierra y si no lo evitamos, en 2019 comenzará la profundización hacia el acuífero.

En noviembre de 2014, el Ayuntamiento realizó una primera aprobación provisional del nuevo PGOU de Morón, incluyendo una modificación de normas “ad hoc” que permite las prórrogas de explotaciones mineras en la Sierra de Esparteros, es decir, que permite la prórroga de SIDEMOSA. Contra esa modificación se registraron 4432 escritos de alegaciones ciudadanas entre enero y marzo de 2015.

En mayo de 2017, el Ayuntamiento de Morón realizó la segunda aprobación provisional del nuevo PGOU de Morón, ignorando todas las alegaciones presentadas en defensa de la Sierra de Esparteros, y reforzando la modificación de normas que favorece los intereses de SIDEMOSA. En septiembre de 2017, dado que nuevamente se había ignorado la obligación de realizar una verdadera Evaluación Ambiental Estratégica, Ecologistas en Acción llevó esta segunda aprobación provisional ante el TSJA.

En las conclusiones recientemente presentadas, se hacen valer las últimas sentencias dictadas por el propio TSJA sobre nulidad de planes urbanísticos; en octubre de 2017 una modificación del PGOU de Osuna (Sevilla), en enero de 2018 el PGOU de Jaén y en abril de 2018 el proyecto de urbanización de Valdevaqueros en Tarifa (Cádiz). Todos ellos han sido anulados por omisión de la Evaluación Ambiental Estratégica.

Igualmente se ha recordado en esas conclusiones la sentencia del Tribunal Constitucional publicada en octubre de 2017 que anuló artículos de la legislación ambiental de las Islas Baleares porque rebajaban la protección ambiental mediante la subsanación a posteriori de la omisión de una correcta evaluación ambiental.

Para Ecologistas en Acción, la única solución legalmente admisible es la adoptada por el Ayuntamiento de Osuna que en junio de 2017 decidió reiniciar la tramitación ambiental de su nuevo PGOU para tramitar de manera efectiva y completa el procedimiento de Evaluación Ambiental Estratégica. Lo mismo que reclamamos al Ayuntamiento de Morón de la Frontera desde hace cuatro años. Y por supuesto, esperamos que en esa nueva tramitación se proteja de manera permanente todos los parajes naturales de Morón, incluida la Sierra de Esparteros.