Vecinos y Ecologistas rechazan las canteras “La Pola” y “La Solana” que promueve la Junta Vecinal de Pola de Gordón, en uno de los municipios leoneses que más territorio ha cedido a las explotaciones mineras a cielo abierto. Por su cercanía a los núcleos de población,  el impacto de estas canteras será “crítico” y por lo tanto no se deberían autorizar.

Si no estuviéramos acostumbrados al uso privado de los recursos públicos que suelen hacer nuestros gobernantes,  nos parecería mentira que el promotor de estos proyectos  fuera el presidente de  la  Junta Vecinal de Pola de Gordón, responsable  de velar por el bienestar de sus vecinos y por el uso sostenible del suelo y del patrimonio natural de su municipio; pero que actúa en contra del bien común y de la legislación ambiental y urbanística, promoviendo canteras en montes de utilidad pública, suelo rústico que goza de especial protección.

En efecto, la Junta Vecinal de Pola  se propone extraer piedra caliza, mediante voladuras a cielo abierto en una extensión de unas 9 hectáreas de monte,  situadas entre las localidades de  Pola de Gordón, Beberino y Vega de Gordón;  a menos de 400 metros de esta última población y a unos 700 m del preventorio, residencia de ancianos del municipio. El volumen de roca a volar será de  80.000 metros cúbicos al año. El ruido y el incremento de la contaminación atmosférica   serán de tal magnitud,  que  provocarán un deterioro inaceptable en la calidad de vida de la población afectada.

Además,  el perímetro de explotación de las  canteras se encuentra a  75 metros del cauce del río Bernesga (con alto riesgo de contaminación de sus aguas),  a menos de 100 m del tendido eléctrico,   y a menos de 200 metros  de las vías del ferrocarril y  de la carretera N-630,  sin que se pueda descartar la posibilidad de que el impacto del material volado ocasione daños a las infraestructuras mencionadas,  a las personas y a sus bienes.

Ecologistas en Acción ha aprovechado la tramitación del estudio de impacto ambiental de la cantera “La Pola” para solicitar al Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta, la paralización de este proyecto. “La Pola” es la ampliación  en unas 6 ha  de  la cantera “La Solana”. Nos  encontramos ante un caso claro de fraccionamiento intencionado de proyectos y de ocultación de su verdadero alcance,  al tratar de camuflar la ejecución de la pista  de acceso a ambas canteras,  que no consta en la declaración de impacto ambiental (DIA) de la explotación “La Solana” y se presenta ahora en documento aparte. Sobran motivos para oponerse a la autorización de estos proyectos.

Finalmente, con esta nota de prensa, pedimos el apoyo de los grupos políticos del Ayuntamiento de Pola de Gordón: sería deseable que llevaran en los programas electorales con los que concurran a las elecciones  del próximo año, el rechazo a la autorización de las  canteras “La Pola” y “La Solana”.