La playa y el palmeral de Lo Ferri en Torrevieja es el último tramo litoral del municipio sin urbanizar. El paraje natural es suelo no urbanizable y tiene un gran valor ambiental y social.  La propiedad del palmeral es de la mercantil Ferris Hills, que presentó en el 2014 un expediente para el vallado de la finca que comenzó en el 2016 con una licencia municipal. El vallado que realizó la empresa interrumpió la vía pecuaria e invadió el suelo de dominio público, en este caso con la máxima categoría de cualquier vía pecuaria, la Cañada Real de la Costa, que discurre paralela al mar.

El colectivo Salvemos Lo Ferri, de más de 700 personas, denunció la ocupación del espacio público de la vía pecuaria para que retranquearan la valla 75 metros, que es el ancho de las Cañadas Reales. Tras la denuncia del vallado ilegal en el paraje Lo Ferris, la Administración en lugar de restaurar la legalidad abrió un expediente de revisión de la clasificación de la Cañada Real de la Costa a su paso por Torrevieja.

Ecologistas en Acción en sus alegaciones indica que estas situaciones se dan por el abandono en el que se encuentran la mayoría de las vías pecuarias, que no han sido deslindadas y amojononadas lo que da lugar a la su ocupación del suelo público por intereses privados, incluso a la interrupción de su trazado. Este es el caso de esta Cañada Real, al discurrir por el litoral, está invadida por urbanizaciones o restaurantes.

También indica que no está justificada la revisión de la clasificación de la Cañada, pues la clasificación de 1975 no contiene errores sino ocupaciones ilegales. La Generalitat tiene la obligación de conservar, mejorar y tutelar las vías pecuarias de la Comunitat Valenciana. En la nueva propuesta de trazado, se bordea el absurdo al sumergir la Cañada Real bajo las aguas del mar, y no respetar la continuidad pues se interrumpe en algunos tramos. A todo esto, se suma la desprotección, pues se plantea una reducción de su ancho de 75 metros a 10 metros, tal y como ya se hizo en esa misma Cañada Real de la Costa a su paso por los términos limítrofes de Orihuela y Guardamar del Segura. Lo que demuestra que la Administración intenta reordenar el suelo para “respetar” y no eliminar las ocupaciones ilegales.

La organización pide que se atiendan las alegaciones desestimando el nuevo trazado, se proceda al deslinde de la vía pecuaria y se inicie un expediente sancionador a la empresa Ferris Hill por la construcción del vallado ilegal.