Select Page

Cargando Eventos

« Todos los Eventos

  • Este evento ha pasado.

Rota: Presentación Las Aletas, alternativa real y sostenible

16 enero/18:00 - 20:30

  • Día: 16 de enero de 2019
  • Lugar: Castillo de Luna de Rota, a las 18:00 h.

 

El proyecto “renovado” Las Aletas: Una nueva vuelta de tuerca a idéntica estrategia especuladora de siempre.

El Protocolo de Colaboración Estado- Junta de Andalucía en torno al Consorcio de Las Aletas, que se ha presentado a la opinión pública, no es más que un nuevo intento de, adaptando a un nuevo lenguaje algo más actualizado, continuar con la misma visión interesada, privatizadora y esquilmadora de nuestros recursos al servicio de los mismos intereses de siempre. El resultado de estas políticas lo podemos comprobar mirando a nuestro entorno social y ambiental. Poco podemos esperar de esta cnasina iniciativa que no sea más frustración, más fracaso y más insistir en la regresión y el atraso de nuestra comarca. No se trata del entierro de un espíritu, el de La Aletas, sino de un fantasma que, en más de una década de azarosa existencia, ha sido incapaz de sacar adelante cualquiera de sus proyectos, de generar desarrollo comunitario, trabajo y riqueza; el desolador balance se resume en engaños, incompetencia, despilfarro de recursos públicos y frustración acumulada. Con la vergüenza además de no haber rendido cuentas de esta fracasada gestión de los recursos públicos ante nadie.

La primera valoración que desde los Colectivos LARS, Las Aletas Real y Sostenible, debemos hacer de nuestro trabajo es resaltar que el empeño realizado ha merecido la pena. La persistencia, los esfuerzos y el buen hacer de este colectivo empieza a dar sus frutos, retratando la incoherencia y la incompetencia de nuestra clase política, más preocupada de defender intereses particulares que solucionar la situación de emergencia social y ambiental de nuestra comarca.

El finiquitado Consorcio hace un llamamiento pintoresco a “nuevas ideas”, que limita exclusivamente al rango institucional: Zona Franca, Autoridad Portuaria y Parque Tecnológico TecnoBahía. Aunque no deja de ser la constatación de un fracaso y el reconocimiento de que otras alternativas pueden y deben ser tomadas en cuenta. Lo deja todo a las iniciativas y estrategias que son responsables de la situación de estancamiento y degradación de nuestra actual estructura productiva y nuestro territorio.

De los socios públicos anteriormente reseñados, los dos primeros poca innovación van a aportar. Entendemos que las empresas de base tecnológica y bajo impacto ambiental que se pregonan están muy alejadas en su concepción y propuesta del modelo anquilosado de la Zona Franca de Cádiz. El nuevo espacio recuperado ecológicamente y promovido como parque tecnológico no debe tener vocación portuaria (la sentencia del Tribunal Supremo lo desecha drásticamente), ni debe responder a pretensiones logísticas (almacenar y distribuir mercancías en naves industriales puede tener otra ubicación). En cambio, la acogida y promoción de la innovación industrial que representa TecnoBahía sí tiene sentido y viabilidad en esta nueva “area de oportunidad”. Es justamente lo que defendemos en nuestra propuesta alternativa: la recuperación del tejido industrial basado en el conocimiento, la explotación sostenible e innovadora de los recursos endógenos, la recuperación eficiente de actividades productivas tradicionales y la incorporación a la economía digital, social, circular y azul de nuestra comarca.

Echamos en falta a otros socios públicos que entendemos imprescindibles: la Universidad de Cádiz y el Parque Natural de la Bahía de Cádiz. Una Universidad que tiene que jugar un papel clave en un desarrollo comunitario de nuestra comarca en base al talento y la innovación tecnológica. Un Parque Natural que es clave para garantizar la sostenibilidad de uno de los más importantes humedales del sur de Europa, el mantenimiento de un paisaje vital que es garantía de calidad de vida. Y ambos para integrar inteligencia para afrontar los efectos del cambio climático en nuestro hábitat. Echamos en falta a un papel más activo y dinámico de la Administración Local y de una Diputación Provincial, cuya ausencia del protocolo en una competencia que le es propia, el Desarrollo Local/Comarcal, no tiene explicación.

Los intereses mezquinos privan a la comarca de los recursos necesarios para un ambicioso proyecto de desarrollo comunitario. El Consorcio Las Aletas insiste en ignorar por completo toda la política comunitaria del nuevo “crecimiento sostenible” de su Horizonte 2020, basada inexcusablemente en los cambios en la gobernanza del sistema económico, en la participación social y la implicación de la ciudadanía (la llamada sociedad civil) en la elaboración y aplicación de las políticas. En el Protocolo de Colaboración Gobierno de España-Junta de Andalucía (al que hemos tenido acceso) se constituye un Grupo de Trabajo constituido exclusivamente por 6 miembros (suponemos que también “miembras”) de las dos administraciones intervinientes, para impulsar en el plazo de tres meses un nuevo proyecto, pero ¡del que están ausentes los hasta ahora únicos artífices de nuevas ideas, los colectivos sociales! El Consorcio sigue manteniendo una percepción trasnochada de cómo se gestionan las actuaciones en materia de desarrollo comunitario, solo contempla una acción desde arriba. Lo peor es que su previsible fracaso a quién más perjudica es a nuestra gente y a nuestro espacio territorial.

En toda la propuesta algo que nos resulta irracional: contando con una superficie descomunal portuaria en la nueva terminal de contenedores y con espacio ocioso en el Bajo de la Cabezuela (muy superior a ese 16% que proclama la autoridad portuaria), es incomprensible y rechazable la testarudez de seguir insistiendo en la vocación portuaria de Las Aletas. Todavía no se han percatado que la sentencia del TS lo descarta por completo. No queda definida esa ampliación de 600 hectáreas, que por lógica debería de ser hacia la colindante marisma de Cetina, muy necesitada de su regeneración hídrica y de su incorporación como Zona Húmeda protegida, ampliando el Parque Natural de la Bahía de Cádiz.

La “intermodalidad portuaria, ferroviaria y de carretera” que exhibe este espacio no está justificada, por tanto; lo que necesitamos imperiosamente es que el ferrocarril llegue al Bajo de la Cabezuela de inmediato y a medio plazo que esta conexión ferroviaria y también por carretera quede garantizada para la nueva terminal de contenedores. Son estos dos nudos portuarios los que deben soportar toda la parte logística que reclama el Consorcio, no Las Aletas. Si entendemos la actividad logística como la organización del flujo de mercancías mediante la cadena de suministro, ¿qué mejor emplazamiento que estos dos espacios portuarios de Cádiz y Puerto Real para recepcionar, almacenar y distribuir las mercancías?. La alusión a que esta nueva sociedad que surge del espíritu (fantasma en realidad) de Las Aletas se encargue también de “la promoción, construcción y comercialización de terrenos”, es absolutamente rechazable y abocaría a este ente a meterse en la ciénaga especulativa de la urbanización de terrenos.

Sorprende, junto con la marginación de los ayuntamientos de la Bahía de Cádiz en esta nueva iniciativa, que la única mención al papel social en eses Protocolo de Colaboración sea por vía interpuesta al Ayuntamiento de Puerto Real: “el grupo de trabajo analizará la propuesta realizada por el Ayuntamiento de Puerto Real para el suelo de las Aletas, estudiando la posibilidad de incorporar en el espacio delimitado del dominio público, las actividades propuestas ligadas al mismo, generadoras de riqueza y empleo, y en su caso, propondrá las modalidades de financiación de las mismas”.

Estamos viviendo momentos decisivos con respecto al futuro de la Bahía de Cádiz. Hemos logrado que una serie de colectivos sociales de la comarca, en torno al crucial y privilegiado Parque Natural de la Bahía, se pongan a trabajar en la elaboración de propuestas estratégicas de desarrollo y estén comprometidos con la información, la formación y la movilización de la ciudadanía. La identidad Bahía tiene la obligación de cambiar el futuro que alguien ha diseñado para nuestra tierra basado en el desempleo, la desigualdad, la economía sumergida, la precariedad, la exclusión social y la marginalidad.

La Bahía de Cádiz supone un bien comunal y social de la gente de la comarca y no es, ni va a ser, un bien privativo para una determinada élite económica/política de la zona o sus amistades foráneas. Debido a su complejidad y relevancia, nos toca defender tan singular patrimonio, para la ciudadanía de la zona, verdaderos herederos de tan singular patrimonio. Nuestra descendencia se merece que ante las iniciativas especulativas, antisociales, privatizadoras e interesadas que esgrimen los torpes líderes políticos comarcales implicados en el protocolo, nuestros esfuerzos se canalicen en aglutinar a nuestra ciudadanía en torno a rescatar tan importante patrimonio para ganar un futuro de bienestar y prosperidad.

Detalles

Fecha:
16 enero
Hora:
18:00 - 20:30
Categorías del Evento:
, ,