Genocidio en la frontera española

Las numerosas muertes que se están produciendo en las frontera de Ceuta y Melilla, sumadas a las producidas en los naufragios de pateras son una verdadera catástrofe humana. Ecologistas en Acción denuncia que la política de inmigración que se está poniendo en práctica entre los Gobiernos español y marroquí, con el beneplácito de la Unión Europea, está siendo la principal responsable de estas pérdidas humanas.

Ecologistas en Acción tilda de “muro de la vergüenza” al muro que se está erigiendo para bordear Ceuta y Melilla. Este muro, que separa el mundo rico de la miseria de la pobreza, junto con la brutal represión que están sufriendo aquellas personas que intentan escapar con la pobreza, no logran frenar la inmigración sino aumentar la masacre de personas que ya sufren la condena de vivir en condiciones infrahumanas. Según la organización ecologista, la medida anunciada por la Vicepresidenta del Gobierno de realizar deportaciones inmediatas es, a su vez, indignante, pues no aporta solución alguna, sino que traslada el problema a territorio marroquí.

Si bien es cierto que hay mafias que trafican con personas, Ecologistas en Acción afirma que son las políticas de inmigración las que, al impedir la huída del mundo pobre, crean el caldo de cultivo necesario para que crezcan estas mafias y que, si realmente hubiera una lucha contra la pobreza y si realmente los países ricos pusieran todo su empeño en que el 80% de la población mundial saliera de la pobreza, se conseguirían frenar los flujos migratorios unidireccionales y se acabaría con las mafias. El resto de medidas anunciadas, desde el aumento de la vigilancia hasta la elevación de las vallas fronterizas, continuará provocando las muertes de aquellas personas que tratan de escapar del hambre y la miseria que produce el modelo de mercado de los países ricos.




Visitantes conectados: 314