Marqués renuncia a la gestión sostenible del Mar Menor

El Consejero de Industria y Medio Ambiente, Sr. Marqués, decidió acabar con el proyecto CAMP-Mar Menor, impulsado por el Plan de Acción del Mediterráneo, de Naciones Unidas, para la gestión integrada de zonas costeras. Tan sólo existen 14 proyectos CAMP a nivel mundial y el del Mar Menor iba a ser el primero para el Mediterráneo Occidental, por sus valores ambientales, sus figuras de protección, su gran dinamismo socioeconómico y por requerir modelos de gestión integrados. El proyecto CAMP Mar Menor contaba ya con aval internacional y presupuesto aprobado, había supuesto ya un considerable trabajo técnico y un amplio proceso de participación de administraciones, comunidad científica y agentes sociales y económicos, y estaba siendo referencia internacional para proyectos futuros.

El proyecto se venía preparando desde julio de 2002 y a partir de junio de 2003 es el propio presidente de la comunidad Autónoma, Sr. Valcárcel, quien asumió personalmente el proyecto, avalado también por el Ministerio de Medio Ambiente y que contaba ya con un presupuesto aprobado en torno a un millón de euros. Sin embargo, en septiembre de 2004, el nuevo consejero con competencias en medio ambiente, Sr. Marqués, decide unilateralmente acabar con el proyecto CAMP, en contra del resto de administraciones y del aval de las autoridades internacionales del Plan de Acción del Mediterráneo. El señor Marqués alegó que no le interesaba el proyecto porque no concuerda con sus intereses. Probablemente la gestión sostenible del Mar Menor, que hubiera impulsado el proyecto CAMP con el apoyo de organismos internacionales, es justo lo contrario de lo pretendido por las Directrices del Litoral y por la enorme especulación inmobiliaria que está asolando todo el entorno del Mar Menor, bajo la complacencia del señor Marques y del gobierno regional en su conjunto.

De la renuncia del Sr. Marqués se ha beneficiado un proyecto CAMP en Almería, donde sí han apostado por la gestión sostenible de zonas costeras y cuyo estudio de viabilidad es el propio estudio que se realizó en el Mar Menor. Gracias al Sr. Marqués, hemos perdido: un proyecto con un presupuesto ya aprobado de 1 millón de euros, que era sólo el inicio de futuras inversiones, la posibilidad de llevar a cabo un proyecto serio de recuperación del Mar Menor y de gestión sostenible de su cuenca, la realización de un proyecto con la participación de todas las administraciones, independientemente del color político, y que contaba con una amplia participación ciudadana, y el asesoramiento de expertos internacionales a través del Plan de Acción del Mediterraneo.

El Sr. Marqués ha eliminado de un plumazo un proyecto sólido, preparado durante más de 2 años y presupuestado, sin dignarse a dar explicaciones convincentes, mientras que aparenta preocuparse por el Mar Menor anunciando en la última reunión del Consejo Asesor de Medio Ambiente la próxima creación de una Fundación para el Mar Menor, figura poco afortunada para la gestión pública de recursos naturales, y cuyos objetivos, composición y financiación son como mínimo oscuros y al margen del amplio proceso de participación pública que impulsó el proyecto CAMP.




Visitantes conectados: 452