Las obras del puerto deportivo Luis Campomanes al TSJ

Ecologistas en Acción del País Valenciano, Greenpeace y WWF/Adena han denunciado el incumplimiento de las medidas ambientales por parte del promotor Marina Greenwich S.A. Impuestas por la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) emitida por la Consellería de Territori i Habitatge en 2002 en el proyecto de ampliación del Puerto Deportivo Luis Campomanes en Altea (Alicante).

Durante todo el verano han continuado los trabajos de aterramiento de materiales sobre la playa situada al norte del espigón del actual puerto de Campomanes, en contra del condicionado de la D.I.A., que posibilitó la adscripción del dominio público marítimo-terrestre por parte del Ministerio de Medio Ambiente.

Estos hechos y la trasgresión de diversa legislación en la tramitación del expediente administrativo, han motivado que el pasado 11 de octubre las organizaciones ecologistas interpusieran un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana contra la aprobación del proyecto de ampliación del Puerto Deportivo Luis Campomanes por parte de la Conselleria de Infraestructuras, solicitando la anulación del mismo y la restauración del medio ambiente alterado.

El principal punto de denuncia se centra en la obligatoriedad de realizar el trasplante de Posidonia oceanica afectada por las obras de ampliación del puerto impuesto por la Declaración de Impacto Ambiental. Se trata de 40 hectáreas de pradera submarina en magnifico estado de conservación, tal y como revelan los estudios del Instituto de Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA) dependiente del C.S.I.C. y la Universidad de Alicante, así como de los ejemplares de Pinna nobilis (molusco conocido como Nacra) en la zona.

Las organizaciones ecologistas denuncian igualmente la caótica situación en torno a este transplante, ya que, a pesar de que la DIA impone la condición de que no comiencen las obras hasta que no se haya trasplantado las dos especies citadas, dicha acción no se ha llevado a cabo (y según los informes de la Universidad de Alicante, no podrá realizarse nunca). A pesar de ello y, a la vista de los trabajos de aterramiento de materiales en la zona norte del puerto actual que incluso han continuado durante este verano, las obras de ampliación están en marcha. Por su parte, a Consellería de Territori i Habitatge afirma estar realizando pruebas para el trasplante de la Posidonia oceanica afectada, a pesar de los informes científicos en su contra.

Ecologistas en Acción del País Valenciano, Greenpeace y WWF/Adena han denunciado también el uso interesado por parte de la Consellería de informes jurídicos en los que se afirma que sólo se verá afectado el 1% del Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) que conforma el fondo marino, obviando el hecho de que la parte de la pradera de Posidonia que se verá afectada es la que se encuentra en mejor estado de conservación, tal y como queda reflejado en un informe encargado de la propia Consellería de Medio Ambiente del 2000: “nos encontramos ante el mejor 10% de pradera de Posidonia oceanica de la provincia de Alicante” (y por extensión de la Comunidad Valenciana).




Visitantes conectados: 362