Nuevas actividades ilegales en la mina de Aguablanca

Ecologistas en Acción ha comprobado que desde principios del mes de julio la empresa Río Narcea Recursos viene realizando obras en la cara suroeste de la montaña de Aguablanca, sin que estas obras estén contempladas en el proyecto de explotación minera sometida en su día a Evaluación de Impacto Ambiental.

Río Nárcea Recursos ltd es una empresa que ha creado la multinacional Río Nárcea Goldmines SA como suele ser la práctica de muchas de ellas y que hace más difícil que las pérdidas afecten a las empresas matrices, pero permite recibir los beneficios obtenidos, además esta extendida práctica es muy conveniente para las multinacionales a la hora de pedir subvenciones como empresas supuestamente españolas o incluso extremeñas. Recuerdan que se le han concedido 1.112 millones de antiguas pesetas de los fondos de incentivos regionales extremeños de 2003.

Las obras no proyectadas inicialmente en el EIA al que ha tenido acceso Ecologistas en Acción ni en la declaración de Impacto, consisten en la construcción de una pista de más de 1,5 km por un terreno del 45% de pendiente. A menos de 100 metros de las Rivera del Cala y de una reserva de la Biosfera y parque natural.

También denuncian la construcción de una zanja y obras para enterrar dos tuberías de PVC de más de 30 cm de diámetro y la colocación de postes para una línea eléctrica, desbrozando y arrancando numerosa vegetación: coscoja, encinas, lentisco, jara blanca, acebuches de gran tamaño, desgajando las ramas de las encinas... y molestando a la cría de especies protegidas como: águila calzada, culebrera, cigüeña negra, búho real,..

Además la empresa está extrayendo agua de manantiales existentes en la finca y ha construido balsas y al menos un sondeo para extraer agua, lo que es una clara infracción ya que tiene expresamente denegado por escrito de uso de este agua, ya que esta cuenca es deficitaria y se utiliza para consumo doméstico en varias poblaciones, que opinan los ecologistas debe ser prioritario.

Manifiestan su indignación y preocupación por las múltiples irregularidades que comete esta empresa, en la que se incluyen posibles delitos ecológicos y urbanísticos que han denunciado, sin que en la mayor parte de los casos hayan recibido respuesta alguna, y la nula diligencia de la administración en sancionar infracciones flagrantes de la normativa. Consideran que la política de protección de los intereses de esta multinacional canadiense que realiza la Junta de Extremadura es totalmente incomprensible e ilegal y piden se depuren las responsabilidades para acabar con la impunidad con que gozan grandes empresas como esta, ante la perplejidad de los ciudadanos o pequeñas empresas extremeñas que respetan las leyes que para eso supuestamente se han aprobado.

Alertan sobre el grave daño ecológico que se está produciendo afectando a la cantidad y calidad del agua de consumo de miles de ciudadanos, a especies en peligro de extinción como la Cigüeña Negra, Lince Ibérico, Nutria,... a parques naturales situados a unos 100 metros de la mina, , a paisajes de excepcional valor y al desarrollo sostenible de la comarca que hasta ahora se llevaba a cabo.

Consideran se está hipotecando el futuro de la zona de Aguablanca y su entorno en pos del beneficio inmediato e insostenible de una multinacional y unos supuestos puestos de trabajo en la comarca, que se está demostrando son muchos menos de los que se hablaba, esperan desde esta Asociación que no se tenga que producir una nueva catástrofe ambiental como la de Aznalcóllar para que las administraciones y la justicia tomen medidas.




Visitantes conectados: 327