Deficiente zonificación de la ZEPA en la comarca de Torrijos

Ecologistas en Acción de Toledo ha decidido presentar una queja ante la Comisión de las Comunidades Europeas por la deficiente protección que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha dado a la Zona de Especial Protección para las Aves denominada Área esteparia de la margen derecha del Guadarrama en la comarca de Torrijos y por el reconocimiento explícito de que la reducida delimitación de la misma adoptada por el Consejo de Gobierno responde a la salvaguarda de intereses urbanísticos.

Con la aprobación en Consejo de Gobierno y ulterior publicación en el Diario Oficial de la designación de la ZEPA, la Junta de Castilla-La Mancha ha cerrado de forma penosa, y en falso, el proceso de delimitación de este espacio natural de la comarca de Torrijos y, de rebote, el cumplimiento de uno de los preceptos más significativos de la Declaración de Impacto Ambiental del aeropuerto de Ciudad Real.

La demarcación del área a proteger ha obviado la realidad de la riqueza natural de la zona y, de paso, las alegaciones que fueron expuestas a través de un escrito de conjunto y consensuado entre las organizaciones ecologistas y, por ello, no servirá para proteger de forma efectiva las poblaciones de aves esteparias de la zona.

Se incumplen así los objetivos de conservación de la Red Natura 2000 en base a criterios biológicos y ambientales, como así exige la UE en cumplimiento de la Directiva de Aves y de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (sentencia de 28 de junio de 2007) que obliga a España a designar una ZEPA en esta zona.

La zonificación del área protegida deja fuera cerca de un 30% de superficie y no se ajusta a los patrones de dispersión y ocupación del territorio que las poblaciones de aves esteparias residentes en la zona han presentado durante los últimos lustros, siendo estos datos perfectamente conocidos por la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural. De este modo, importantes áreas donde se concentran grandes grupos de avutarda en todos los municipios afectados resultan excluidas de la demarcación de la ZEPA habiendo quedado estas zonas a la merced de los intereses urbanísticos y especuladores del territorio que tanto preocupan en toda la Sagra por el agotamiento sistemático que producen en los recursos naturales imprescindibles (agua, suelo, paisaje…).

Resulta muy triste y descorazonador que el propio Vicepresidente de la JCCM, D. Fernando Lamata, reconozca públicamente tras la aprobación que: “…en la declaración de la Zona Especial para las Aves (ZEPA) de Torrijos (Toledo) se ha intentado que afectara lo menos posible a los desarrollos urbanísticos previstos por los municipios en el inmediato o medio plazo.”

Por otra parte, la deficiente delimitación de la ZEPA supone también un incumpliendo de la Declaración de Impacto Ambiental del aeropuerto de Ciudad Real, ya que esta debía ser una medida compensatoria de los graves efectos ambientales que provoca esta infraestructura. Por ello, el Ministerio de Medio Ambiente debiera tomar nota y requerir del Ministerio de Fomento la paralización del aeropuerto.




Visitantes conectados: 309